Vuelta a la normalidad en tiempo récord de la Playa del Postiguet

En la imagen se muestran los últimos momentos de trabajos de las máquinas durante la mañana del viernes

En la imagen se muestran los últimos momentos de trabajos de las máquinas durante la mañana del viernes

Las obras de descontaminación de una franja de arena afectada por hidrocarburos de la antigua canalización subterránea de La Británica han finalizado unos días antes de lo previsto

La Playa del Postiguet de Alicante ya ha recuperado la normalidad. Los seis lavapiés que fueron retirados por las obras de descontaminación de una franja de arena afectada por hidrocarburos de una antigua canalización subterránea ya han sido recolocados, y la arena repuesta en el lugar donde se hicieron las excavaciones.

Colocadas las pasarelas de madera y retiradas las vallas que delimitaban el perímetro, la playa urbana de Alicante vuelve a estar operativa unos días antes de lo previsto. Inicialmente se anunció que las obras acabarían a finales de julio, por lo que la perfecta planificación de la empresa ha conseguido ganar una semana al compromiso del contrato.

La empresa FCC Ámbito S.A ha sacado de la zona acotada por las obras, con ayuda de una grúa, los dos depósitos con equipos de descontaminación que ha utilizado para depurar unos 600 metros cúbicos de aguas hidrocarburadas como parte de las labores de la contrata, según la información de técnicos de la sociedad.

Las excavadoras también procedían a aplanar toneladas de arena en la playa para cubrir los huecos dejados por las extracciones que han sido necesarias para la descontaminación del área central del Postiguet, la que ha concentrado las obras de saneamiento y limpieza.

Actuación
Los técnicos municipales informaron con motivo de la visita del alcalde, la vicalcaldesa y el concejal de Limpieza y Medio Ambiente días atrás a la zona que los trabajos de descontaminación se han desarrollado sobre un espacio acotado de unos 6.500 metros cuadrados. La mitad aproximadamente, unos 3.000 metros cuadrados, correspondían a la zona perjudicada por el vertido, 2.000 al área complementaria de trabajo y acopio y 1.500 a la zona perimetral de seguridad, frente al edificio central de servicios de la playa.

La zona vallada junto al paseo ocupaba unos 180 metros lineales, aunque se dejó libre una banda de paso para los bañistas en primera línea. 

La operación de limpieza ha movido unas 6.000 toneladas de arena manchada o sucia, que se han transportado al vertedero de residuos de Fontcalent. La cota de suelo en la que se ha trabajado para retirar las antiguas canalizaciones y las aguas hidrocarburadas que contenían oscila entre los 0,5 metros y los 2,5 metros de profundidad.

 

Comenta esta noticia