25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iván Redondo y Carmen Calvo a garrotazos en Moncloa para reprocharse tantos líos

Calvo y Redondo, poco asociados

Calvo y Redondo, poco asociados

Ivanhoe no contaba con Agustina de Aragón para frenarle los pies, en una escena muy 'Kill Bill' que puso a prueba la resistencia sonora de las paredes de Moncloa. Los gritos aún resuenan.

 

 

El catálogo de víctimas de Iván Redondo entre el antiguo equipo de confianza de Pedro Sánchez no deja de aumentar. Cualquiera que trate de hacerle sombra en Moncloa amanece con una cabeza de caballo en su cama. 

Esto ya lo saben perfectamente Juanma Serrano, antiguo jefe de gabinete de Sánchez en su carrera por las primarias, apartado a Correos, o Maritcha Ruiz-Mateos, mano derecha de Sánchez durante muchos años y ahora desterrada a las grises brumas de Ferraz.  

 

Ambos osaron contradecir a Redondo y pagaron siendo apartados del núcleo duro del gobierno y del PSOE, y velan armas esperando su oportunidad de tomarse cumplida venganza

 

 

El último damnificado por las oscuras artes de Ivanhoe ha sido el secretario de estado de comunicación Miguel Ángel Oliver, sobre quien Redondo ha cargado en sus múltiples encuentros con directores de medios y redactores, todas las decisiones erróneas que ha cometido la comunicación de Moncloa en estos primeros 100 días de desgobierno, pese a no ser suyas ni típicas de un profesional tranquilo y poco dado a las alharacas. 

Calvo no se deja

Pero la cosa no acaba ahí, este Topo ha sabido que Redondo ya ha puesto la mirilla de su fusil sobre la vicepresidenta Carmen Calvo, sobre cuyos hombros ha tratado de hacer recaer ante varios periodistas la evidente y desastrosa descoordinación política de Moncloa con los diferentes ministerios, así como los constantes desmentidos, globos sonda y rectificaciones del Gobierno.  

 

Lo que no esperaba Redondo era la furibunda reacción de Calvo al enterarse de las maledicencias de este, que según nos cuentan, ha llegado a una bronca a gritos entre ambos en el palacio de la Moncloa ante varios de sus colaboradores. Todo muy House of Cards... pero mezclado con Aída.

Comenta esta noticia
Update CMP