Plan de choque: así prepara "Génova" la reconquista de Madrid y Valencia

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, adelanta a ESdiario la "hoja de ruta" de los populares para las elecciones municipales de 2019. La maquinaria electoral arranca.

Recuperar las Alcaldías de Madrid y Valencia son objetivos prioritarios del PP de cara a la próximas elecciones municipales del 2019. Así lo ha confirmado a ESdiario el numero tres de los populares, Fernando Martinez Maillo. Será en el mes de enero cuando “comenzaremos a trabajar en ello” sin que haya decidida una fecha concreta para dar a conocer las cabezas de cartel.

“Todo se hará, afirma Maillo, en tiempo y forma, pero queda tiempo y es absurdo adelantar fechas concretas”. Madrid y Valencia han sido los focos donde mayores problemas ha tenido el PP en relación con los casos de corrupción.

Como se recordará, en las últimas elecciones municipales, en Madrid la lista más votada fue de la del PP encabezada entonces por Esperanza Aguirre, que obtuvo veintiún concejales sobre un total de cincuenta y siete, uno más que Ahora Madrid, candidatura encabezada por la actual alcaldesa Manuela Carmena. El PSOE obtuvo nueve asientos, mientras que Ciudadanos logró siete.

Con el fin de evitar que Ahora Podemos se hiciera con la alcaldía, Aguirre ofreció al socialista Antonio Miguel Carmona el apoyo de su grupo para que fuera él quien ocupara la alcaldía, propuesta que fue rechazada por los socialistas, que optaron por dar su apoyo a Manuela Carmena. La diferencia en numero de votos entre Aguirre y Carmena fueron poco más de 50.000.

Rajoy quiere que los elegidos obtengan “magníficos resultados” que hagan inviable pactos alternativos

En Valencia las cosas no fueron muy distintas. El PP fue también la lista más votadas con diez asientos sobre treinta tres, seguido de Compromís, que obtuvo nueve. Ciudadanos logró seis concejales, mientras que el PSOE obtuvo cinco. Fue Compromís quien se hizo con la Alcaldía con una diferencia en numero de votos con el PP fueron de unos seis mil.

Ahora el PP quiere revertir la situación y lograr para sus listas la mayoría indiscutible para hacerse de nuevo con las respectivas Alcaldías. En Génova se considera que lograr el éxito en ambas capitales supondría una imagen de “extraordinaria fortaleza del partido precisamente en dos plazas que nos han dado terribles quebraderos de cabeza, y en las que la oposición ha hecho y está haciendo lo indecible por llevarnos a la irrelevancia porque aquí no se ha tratado de luchar contra la corrupción, aquí de lo que se ha tratado y se trata es de machacar al PP, de dejarle fuera de juego pero eso no lo van a conseguir”.

Joan Ribó y Manuela Carmena. Gobiernan Valencia y Madrid pero no ganaron las elecciones.

 

Realmente tanto Madrid como Valencia han sido dos plazas convulsas en las que la famosa y lamentable trama Gürtel ha tenido una especial presencia y repercusión “con el desgaste que eso supone”. En Madrid, Esperanza Aguirre dimitió y en Valencia “ahora las cosas están en orden” después de superar un dura crisis interna salpicada de un rosario de dimisiones y que ha colocado a Isabel Bonig al frente de partido.

Criterios de Selección.

Las quinielas de candidatos llevan tiempo circulando, sobre todo en Madrid en donde casi se da por hecho que será Pablo Casado, vicesecretario de comunicación del PP quien encabece la lista madrileña “pero todo está por confirmar”. Lo que si es seguro es que tato en Madrid como en Valencia el cabeza de lista deberá contar con el respaldo “más que mayoritario” del partido.

"Valencia y Madrid son dos plazas que nos han dado terribles quebraderos de cabeza y en las que la oposición está haciendo lo indecible por llevarnos a la irrelevancia", reconocen en Génova

En el caso de la capital, la figura de Pablo Casado, en principio, cuenta con ese apoyo. Sus relaciones con Cristina Cifuentes son muy buenas y en amplio sectores del PP madrileño e incluso a nivel nacional se ve en Casado un “buen contrapunto”.

En Valencia, la opinión del partido será más que determinante y el apoyo expreso de Isabel Bonig se considera “imprescindible” para quien resulte ser el candidato o candidata. En todo caso, sean quienes sean los candidatos, el PP pretende con quien sean designados lanzar el mensaje de que en ambas capitales “se ha pasado página, que hay un antes y un después y para ello los cabezas de lista serán personas intachables, de probada honestidad, sin mácula alguna”.

Se quiere que los elegidos obtengan “magníficos resultados” que hagan inviables pactos alternativos. Como todo parece indicar que los tiempos de mayorías absolutas han finiquitado, los populares confían, “en el supuesto de que sea necesario,” en el apoyo de Ciudadanos que “a medida que el PSOE se radicalice como lo está haciendo, más obligados se verán a distanciarse de posturas extremas salvo que también ellos se quieran dar un tiro en el pie”.

Las líneas generales de lo que se quiere y los objetivos que se desean alcanzar están más que claros, pero en Génova se admite que a corto plazo tienen muchos frentes abiertos, entre ellos el judicial que afectas directamente tanto a Madrid como a Valencia, lo que implica, entre otras cosas, que “hay que medir bien los tiempos y las circunstancias”.

Es por ello que hasta pasadas las vacaciones de Navidad, los responsables del PP no entrarán de lleno en la confección de candidaturas para el 2019. Para entonces, el conflicto catalán -que en estos momentos y tal y como reconoció Rajoy en su despacho con el Rey, es lo que más preocupa al Gobierno y al partido-, “nos pondrá por delante un escenario muy distinto al actual” y, además, se verá con “más claridad” la marcha y deriva de la propia legislatura nacional que, salvo en materia económica, se presenta llena de incertidumbres y acontecimientos difíciles de calibrar de antemano.

Comenta esta noticia