17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Tres senadoras moradas convierten el Congreso en un circo para burlarse de Rajoy

Para los representantes de la "nueva política" sólo merecen respeto a la hora de intervenir en sede parlamentaria sus compañeros de filas. Así es como utilizan los miles de euros públicos.

Parece que la "política del cambio" ha llegado a las sedes parlamentarias para algo más que "romper" con el protocolo a la hora de vestirse para sentarse en el Congreso y en el Senado. Y es que las "formas" de las fuerzas anti-casta en la órbita de Podemos están demostrando estar bastante lejos del respeto y el fair play que se presupone a los políticos que van a decidir el futuro y el bienestar de todos los españoles en las dos Cámaras.

Y el Debate de "no" Investidura de Mariano Rajoy ha dado buena muestra de ello. Si la mano derecha de Pablo Iglesias en Podemos, Irene Montero, levantó ampollas con su salida de tono hacia Rafael Hernando durante su intervención en el hemiciclo, no menos revuelo está organizando una "foto fija" que viene a demostrar que los diputados y senadores morados no se toman del todo en serio el juego democrático en sede parlamentaria.

Y es que la "broma" de la senadora catalana de En Comú Podem María Freixanet ha incendiado las redes de comentarios y críticas por su falta de respeto a las intervenciones de los políticos, cuando no son los dirigentes de Podemos los que están en el estrado hablando. Ya se lo dijo Rajoy a Iglesias con mucha sorna "¿es usted el único demócrata que hay en esta sala?".

Para Freixanet, cuando no son ellos los que hablan todo vale. Hasta mofarse del adversario político en sede parlamentaria. Así se puede ver en la foto que compartió con otra "senadora gallega" de En Marea y otra "vasca" de Podemos.

 

 

En la imagen de marras se puede ver a las tres senadoras de cachondeo en el Congreso en pleno debate de investidura que decidirá el futuro de un país camino de las terceras elecciones bromeando con cara de "espanto" ante el discurso de Rajoy. 

Un gesto que un aluvión de internautas consideró en el mejor de los casos una falta de respeto y en el peor una frivolidad más propia del circo mediático que de un partido político.

 

Palabras altisonantes aparte lo que más indignación provocó en el patio de las redes sociales es que las tres senadoras que se mofan de la intervención en la cámara de representantes del pueblo del candidato al Gobierno de España cobran un sueldo que ronda los 4.000 euros al mes (entre salario y complementos) y que pagan todos los ciudadanos a los que las tres políticas moradas dicen representar. Muchos se preguntaban al ver la foto si esta es la política del cambio de la que tanto hablaba Podemos.

 

Comenta esta noticia
Update CMP