Sánchez atrapado por un señor que está en la cárcel y que quiere romper España

Sánchez-Junqueras

Sánchez-Junqueras

Ante la deriva de depender de un partido como ERC, con su líder en la cárcel, hemos llegado a "normalizar" que el vicepresidente sea Pablo Iglesias

La principal preocupación de los ciudadanos de cara al nuevo año que empieza en una semana, podría ser la formación de un Gobierno estable en España. De esos gobiernos que "generan confianza, empleo, que mejore la educación, la sanidad y que garantice las libertades individuales y los derechos de los personas, comenta Luis Motes en su columna de 'El Faro'.

Ahora bien, ¿nos sirve cualquier gobierno para lograr esos objetivos?. Pues la situación es singular, porque parece que el único que puede formar gobierno es Pedro Sánchez, pero a quien le está pidiendo el voto es "a un señor que está en la cárcel, que quiere romper España, que dirige un partido que está en Cataluña compitiendo con otro partido para ver quién rompe antes España.

¿Cómo habrá logrado -dice Motes- llevar la política española al surrealismo que ya nadie se escandaliza de que podamos tener a un vicepresidente del Gobierno que se llama Pablo Iglesias y a unos Ministros de Podemos. En este sentido, define 2019 como un año perdido políticamente, pues excepto la subida del salario mínimo, la exhumación de Franco, dos elecciones y que Vox ha sustituido a Ciudadanos como tercera fuerza política poco más nuevo bajo el sol.

Y así es, un año sin alternativas políticas, con un Presidente en funciones y unos presupuestos prorrogados que continúan siendo los de Cristobal Montoro, porque nadie ha sido capaz de acordar unos nuevos. Esperemos un nuevo año más fructífero, pero casi podemos asegurar que no será tranquilo.

Comenta esta noticia
Update CMP