Fusión Bankia-CaixaBank: Valencia acoge el banco más grande de España

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, dan a conocer en Valencia el acuerdo de fusción alcanzado.

Los consejos de administración de CaixaBank y Bankia han alcanzado un acuerdo de fusión, que dará como resultado a la entidad más grande de España. Valencia será la sede social lo que supone incremtna el prestigio de la capital de la Comunitat Valenciana.

Los respectivos consejos de administración lograron un pacto en la noche del jueves después de que los trabajos de la fase de intercambio de información, en la que se analizaron a fondo los números de cada entidad, se prolongaran tras encontrarse ciertas divergencias, entre otros factores, por la ecuación de canje.

 El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, dan a conocer en Valencia el acuerdo de fusción alcanzado.

Si ya de por sí la ecuación de canje es un asunto espinoso de acordar en una operación de estas características, en esta ocasión tenía un interés adicional, ya que Criteria no debía bajar del umbral del 30% en el accionariado del grupo resultante para que la Fundación 'La Caixa' no perdiera ventajas fiscales, un requisito que además está incluido en un protocolo interno y cuya ruptura implicaría la asunción de una serie de costes. Además, el FROB solicitaba, al menos, una prima del 20% sobre la cotización de Bankia.

La composición del nuevo consejo de administración también fue objeto de discrepancias iniciales. El Estado, a través del FROB tendrá con toda probabilidad presencia en el consejo de administración de la entidad resultante de la integración de Bankia en CaixaBank, que se prevé que esté formado por un total de 15 miembros, según Europa Press.

Todo ello impidió que los órganos de administración se reunieran el pasado domingo, como se barajó inicialmente, por lo que ambas entidades convenieron en posponer hasta ahora la convocatoria, una vez las conversaciones fueron encauzadas y los detalles de la operación estaban prácticamente cerrados.

El inicio de las negociaciones arrancó de forma discreta antes de verano, tras ser autorizado por ambos consejos, que para su asesoramiento contrataron a bancos de inversión (Morgan Stanley en el caso de CaixaBank y Rotschild en el de Bankia), consultoras (Deloitte y EY, respectivamente) y asesores legales (Uría Menéndez y Garrigues, respectivamente).

La operación tendrá activos por importe de 650.000 millones de euros, unas 6.600 sucursales (4.400 la entidad de origen catalán y más de 2.200 la entidad nacionalizada) y una plantilla conjunta superior a los 51.000 empleados (casi 35.600 CaixaBank y unos 16.000 Bankia), lo que propiciaría significativas sinergias.

 

Comenta esta noticia