25 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las intrigas de Zapatero y Rubalcaba ponen nerviosa a Susana Díaz

Zapatero, junto a Rubalcaba, Díaz, Felipe y Javier Fernández

Zapatero, junto a Rubalcaba, Díaz, Felipe y Javier Fernández

El PSOE es un partido muy dado a conspiraciones y traiciones. José Bono puede dar buena fe de ello. Algunos raros movimientos entre bambalinas comienzan a inquietar al socialismo andaluz.

Desde que el pasado 1 de octubre, tras el Comité Federal de la revuelta de los barones, Pedro Sánchez presentara su dimisión, una duda recorre los despachos de los dirigentes socialistas en forma de interrogante: ¿Quién está tomando las decisiones internas en el interregno de la gestora? ¿A quién corresponden los nombramientos que se están produciendo tras el fin del pedrismo?

El último se ha producido este mismo miércoles y tiene como protagonista a una vieja conocida del zapaterismo pero también del rubalcabismo, Soraya Rodríguez. Rodríguez fue secretaria de Estado de Cooperación con el expresidente socialista y portavoz en el Congreso con su sucesor al frente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Rodríguez ha sido nombrada presidenta de la Comisión Mixta para la Unión Europea tras la purga del diputado del PSC que iba a ocupar ese cargo, José Zaragoza, uno de los díscolos en la investidura de Rajoy. Según ha sabido ESdiario de fuentes socialistas, el presidente de la gestora, Javier Fernández, no le contó el lunes a Miquel Iceta su decisión de castigar a su compañero de partido.

De hecho, antes de ese encuentro, uno de los miembros de la gestora, el riojano Francisco Ocón, se quejaba de que ese órgano no está tomando las decisiones en su seno, al menos de forma colegiada:

Y reprochaba a Fernández que esté actuando por libre:

 

Lo cierto es que la decena de designaciones que ha avalado la gestora desde la salida de Sánchez están muy relacionadas con Zapatero y Rubalcaba, una circunstancia que está empezando a provocar algunos recelos en el socialismo andaluz, sobre el que pesa -como adelantó ESdiario- la sensación de que un sector del PSOE busca un tapado en Madrid para confrontar a la casi segura candidatura de Susana Díaz en las próximas primarias.

Los primeros nombramientos de la gestora fueron los de Ramón Jaurégui (ex ministro de Zapatero) y Vicente Álvarez Areces, un próximo a Rubalcaba. Paradójicamente, Fernández mantuvo a Antonio Hernando como portavoz en el Congreso. Hernando es hombre de la absoluta confianza del propio Rubalcaba.

El siguiente movimiento en el tablero se produjo en el último Comité Federal del 23 de octubre, el del tránsito del no es no a la abstención. Allí se decidió el relevo en la presidencia de propio Comité. El ex ministro y ex vicesecretario general, José Blanco, sustituyó a la autoproclamada "autoridad" de Susana Díaz, Verónica Pérez.

El siguiente rescate del zapaterismo lo ha protagonizado hace apenas diez días  el extitular de Trabajo, Valeriano Gómez, flamante miembro del equipo económico del PSOE post-Sánchez

Y el próximo nombramiento que prepara la gestora es el de José Enrique Serrano, ex jefe de gabinete de los presidentes González y Zapatero, como coordinador de los trabajos preparatorios del 39 Congreso.

¿Están colocando a sus peones Zapatero y Rubalcaba en busca de una sorpresa? Muchos en el PSOE recuerdan estos días el Congreso en el que José Bono entró súperfavorito y salió derrotado por el propio Zapatero. Por eso, en el entorno de Susana Díaz comienza a cundir una cierta sensación de desasosiego. 

Comenta esta noticia