La misteriosa comida de Marzà con políticos independentistas en el desierto

El conseller por Compromís ha acudido con su coche oficial y su séquito a compartir una paella con políticos catalanes a un lugar a donde suele ir quien quiere pasar desapercibido

En pleno desierto de Las Palmas, en el restaurante que luce el mismo nombre, Desierto de Las Palmas, en la provincia de Castellón. Hasta ese discreto lugar, poco concurrido entre semana, se ha desplazado hoy el conseller de Educación, Vicent Marzà, en coche oficial y con su séquito de seguridad. Lo ha hecho para compartir mesa y paella con una comitiva procedente de Cataluña.

En ese punto intermedio entre Valencia y Tarragona el responsable del Consell ha pasado alrededor de dos horas con un grupo de políticos que también ha acudido en coche oficial desde Cataluña y que lucía lazos amarillos en sus chaquetas o jerseys, el símbolo inequívoco y visible de su apoyo al independentismo catalán.

Según ha podido saber ESdiarioCV de testigos presenciales, ha llegado sobre las 14,15 horas y, poco después, ha acudido hasta ese mismo lugar un coche de la policía autonómica de la Generalitat, que se ha sumado a los escoltas del conseller, todo a cargo del erario público. En el restaurante ha permanecido hasta alrededor de las 16,30 horas, degustando unos entrantes y la posterior paella en una mesa de alrededor de ocho personas ocupada mayoritariamente por representantes del independentismo.

Tras una animada charla en catalán, Marzà ha subido a su coche oficial y sus compañeros de mesa han hecho lo propio en los suyos para volver a su punto de origen. Esta comida no aparece en la agenda pública del conseller donde, en cambio, sí que destaca su encuentro en Castellón con el conseller de Educación catalán, Josep Bargalló, para, según la nota difundida por la Conselleria "compartir experiencias educativas".

Además de esa experiencias teóricamente educativas también se ha producido otro intercambio de experiencias, más gastronómicas y en un ambiente distendido. Y para ello han escogido un lugar muy discreto y bastante poco concurrido, en el que podían explayarse hablando de temas de los que ya no ha informado Conselleria de Educación. Eso sí, en catalán, con el lazo amarillo y con una movilización de recursos a cargo del erario público.

Comenta esta noticia
Update CMP