06 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ussía fulmina la noticia de TVE sobre Franco que supera la crueldad más absoluta

Alfonso Ussía.

Alfonso Ussía.

Todas las miradas, los oídos y sentidos puestos en la exhumación del Valle de los Caídos pero el periodista ha optado por ofrecer esa visión que con la que siempre aporta la nota diferencial

Con todas las miradas puestas en el Valle de los Caídos y en el cementerio de Mingorrubio de El Pardo, este jueves Alfonso Ussía opta por uno de sus clásicos: recurrir a la ironía y el sarcasmo para quitar hierro a un asunto que tiene a la sociedad española soliviantada.

Y lo hace a cuenta del lapsus de un corresponsal de TVE con la esposa de Francisco Franco. 

Según Ussía "las fuerzas del Orden Público que Sánchez no envió a Barcelona en apoyo de los policías nacionales, guardias civiles y mozos de escuadra que tuvieron que soportar cinco días y cinco noches de agresiones, vejaciones, pedradas e insultos de los señoritos del Ensanche, hoy se multiplicarán para que un fallecido hace cuarenta años no abandone su ataúd en protesta por su traslado".

Y con guasa añade que "su protesta estaría plenamente justificada si nos atenemos a la noticia que uno de los corresponsales de La Uno de TVE nos ofreció. Aunque su influencia haya perdido fuerza y millones de españoles abandonado, por falta de seriedad el seguimiento del Telediario, todavía restan muchos que por comodidad siguen los acontecimientos acaecidos en España a través del informativo de la televisión al mando de la comisaria política Mateo. Y la noticia se me antojó de una atrocidad que supera los espacios de la crueldad más absoluta. No sólo maltratan los huesos de quien no tiene capacidad de defenderse, sino que le obligan a descansar junto a seres nada deseables para el sosiego eterno. Porque el periodista Ángel Pons lo dejó claro, diáfano y transparente: "Franco estará en el Panteón al lado de su mujer, Carmen Calvo".

Eso no, clama con retranca el periodista, "ni el mayor enemigo de Franco desearía para los restos mortales de Franco semejante compañía. Obligar a Franco a descansaren Mingorrubio al lado de Carmen Calvo, sinceramente y excusen el uso del lenguaje de la calle, me parece una cabronada. A Franco le habría gustado descansar al lado de su mujer, Carmen Polo, pero no de Carmen Calvo".

No en vano, concluye, "una cosa es la injusticia y otra la obcecación alevosa en la atrocidad. El becqueriano «¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!» en el caso del General Franco es un consuelo. Mejor solo que terriblemente acompañado". 

Comenta esta noticia
Update CMP