15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias se indigna con la sentencia de "La Manada" y le sacan las vergüenzas

El núcleo duro de Pablo Iglesias en el Congreso, este jueves.

El núcleo duro de Pablo Iglesias en el Congreso, este jueves.

Un mes después de sumarse entusiasta al intento de derribo de la prisión permanente, Podemos quiere rentabilizar la indignación social y reclama endurecer la ley contra los violadores.

La polémica sentencia de la Audiencia Provincial de Pamplona contra "La Manada", condenando a sus cinco integrantes a 9 años de prisión por abuso sexual pero no a los 22 que pedía la Fiscalía por un delito de violación, ha provocado un auténtico terremoto en las redes sociales.

Y los primeros en subirse a esa ola de indignación ciudadana han sido los principales dirigentes de Podemos. El propio Pablo Iglesias ha tachado el fallo del tribunal de "vergonzoso y asqueroso" y ha arremetido contra los magistrados por no haber aplicado con mayor dureza el Código Penal, rechazando recurrir a su artículo 179, que castiga los delitos de agresión sexual con las penas más severas.

Junto a Iglesias, los principales dirigentes de la formación morada han secundado a su líder para exigir un mayor endurecimiento de la ley contra este tipo de tipos delictivos. De hecho, apenas minutos después de conocer la resolución judicial, desde Podemos y otros colectivos afines se han convocado manifestaciones en toda España.

Sin duda, el más explícito ha sido el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, especialmente activo en los últimos días en el plano mediático. "Tenemos que cambiar la ley. Ya. Sin excusas", ha sentenciado. 

 

Los cinco miembros de "La Manada", condenados este jueves a 9 años de prisión por abusos sexuales por la Audiencia Provincial de Pamplona.

 

Pero a Podemos, en este asunto del combate legal contra los delitos más repugnantes contra mujeres y menores se le han visto las costuras. Y su oportunismo e hipocresía por rasgarse ahora las vestiduras. Y así se lo han recordado muchos usuarios de las redes sociales.

Y es que hace apenas un mes, el pasado 15 de marzo, Podemos votó en el Congreso a favor de la derogación de la prisión permanente revisable -que reclamaba el PNV-, arremetió contra la legislación "en caliente" sobre este tipo de delitos sexuales, y el propio Pablo Iglesias se negó a recibir a Juan Carlos Quer, el padre de Diana, e impulsor de la plataforma que exige un castigo ejemplar para este tipo de delincuentes.

"No vamos a pedir perdón por pensar que nuestro sistema de justicia tiene que tener un fin reparador", clamó entonces Eduardo Santos, el portavoz del partido morado en la tribuna del Congreso durante aquel debate.

Pero fue el propio Pablo Iglesias el que fijó la posición de Podemos veinticuatro horas después en Espejo Público. "Es un error legislar en caliente", sostuvo. "Nosotros no cambiamos nuestro principios por las encuestas", respondió, preguntado por el clamor social en favor de la prisión permanente revisable para los violadores, como José Antonio Abuyn El Chicle, presunto violador y asesino confeso de Diana Quer. Y concluyó: "Las penas tienen que apostar por la resocialización".

Vista la reacción de los principales dirigentes de la formación morada, queda claro que el respeto al Código Penal y a su aplicación por los tribunales queda al albur de los intereses de Podemos. Basta ver su criterio con los tuiteros y generadores de odio en las redes. O en la agresión brutal a los guardias civiles de Alsasua.

Y por si fuera poco, al propio Iglesias le persigue su famoso mensaje machista y misógino contra la periodista Mariló Montero.

Comenta esta noticia
Update CMP