28 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno ultima un palo fiscal histórico con una mentira sobre los impuestos

No es verdad que en España se paguen menos impuestos que en Europa, pero a esa tramapa se va a aferrar Sánchez para aprobar un subidón de impuestos en plena precrisis.

El Gobierno de Pedro Sánchez ultima un gran "palo fiscal" que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya anuncia en sus comparecencias públicas y que, al menos, comportará una subida del Impuesto de Sociedades y la creación de nuevas figuras fiscales con la excusa del medio ambiente, entre otros.

La elevación de las cotizaciones, que es lo que representa subir el Salario Mínimo Interprofesional para los contratantes y puede destruir empleo al repartir entre menos trabajadores la capacidad salarial de las pequeñas empresas para cumplir con esa subida, configura un panorama económico inquietante en pleno preámbulo de una recesión.

La coartada queda bien explicada por la propia Montero en una entrevista dominical en El País: "España está por debajo de la presión fiscal en Europa. Su sistema tiene margen para buscar nuevas figuras impositivas. Queremos estudiar a fondo el impuesto de sociedades. Hay que ver si las empresas realmente están usando los incentivos para la igualdad o la contratación de personas con discapacidad".

 

Y añade: "Hay margen para que no tenga un rendimiento tan bajo como tiene ahora. También tiene que haber un desarrollo de la política fiscal verde que permita acompañar al sector productivo para lograr una economía neutra en carbono".

El plan del Gobierno de coalición parte de una premisa falsa que, sin embargo, ha prosperado en los medios de comunicación calificados de progresistas, según la cual en España se pagan pocos impuestos. Alcanzan esa conclusión comparando la recaudación del país con arreglo a su PIB, que da un porcentaje inferior al de la media europea.

En España la presión fiscal normativa ya es un 8% superior a la media europea: es falso que se pague menos

Pero eso es un "truco contable" fácil de desmontar: si se divide la recaudación del Estado entre el número real de cotizantes y se observa la presión fiscal normativa, derivada de todos los impuestos y tasas que paga cada contribuyente, la conclusión es que en España se paga hasta un 8% más al fisco que la media de Europa, según demostraba un prolijo informe reciente del Instituto de Estudios Económicos de la CEOE.

Más gasto público

Nada de eso va a frenar a Sánchez, que ha comprometido un significativo incremento del gasto público pese a que la deuda y el déficit están disparados y los principales índices de la economía española dan inquietantes síntomas de decaimiento..

"Las nuevas figuras fiscales deben formar parte de una nueva fiscalidad del siglo XXI que tiene que ver con lo digital, lo medioambiental y la imposición sobre la riqueza", recalca la tamnién ministra portavoz, ajena a la realidad fiscal del ciudadano medio.

Comenta esta noticia
Update CMP