13 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Calviño contra Iglesias: la primera batalla entre vicepresidentes ya está aquí

No va a ser fácil manejar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, especialmente en lo económico, donde ya suenan los primeros tambores de guerra con Bankia como foco del conflicto.

Bankia amenaza con convertirse en uno de los primeros focos de conflicto -si no el primero- entre los dos futuros vicepresidentes, Pablo Iglesias y Nadia Calviño

El mejor síntoma es que la entidad bancaria fuera la que más pérdidas registró (el 4,55%) en una jornada, en general, mala para el Ibex tras el acuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos

Socialistas y morados, Calviño e Iglesias, tienen una visión muy distinta de cuál debe ser el futuro de una entidad de la que el Estado posee un 60% a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (el FROB). 

Los socialistas nunca se han opuesto al plan de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, que pasa por privatizarla. Eso sí, cuando se den las mejores circunstancias para recuperar la mayor parte de las ayudas inyectadas cuando fue rescata en 2012 en estado ruinoso. 

La propia Calviño ha alabado en más de una ocasión la labor de Goirigolzarri, que según ella ha hecho de Bankia una entidad "bien gestionada, con un equipo muy profesional y con unos resultados financieros muy en línea con el resto del sector".

Sin embargo, el líder de Unidas Podemos y futuro vicepresidente social del Ejecutivo quiere convertir Bankia en un banco público, e incluso relevar a su presidente por uno elegido por una mayoría de tres quintos en el Congreso. 

Pretenden los morados que, una vez que sea íntegramente propiedad del Estado, Bankia pase a tener como prioridad financiar proyectos de infraestructuras, equipamientos públicos y proyectos empresariales de largo plazo.

Desde la formación aseguran que el Banco Mundial, en su informe Repensando el papel del Estado en las finanzas, mencionaba "el positivo papel que han jugado los bancos públicos en varios países durante la crisis financiera para mantener el flujo de crédito" o "la evidencia del papel contracíclico que han jugado varios bancos públicos durante la crisis".

Sin embargo, Sánchez no está por la labor. Y hasta donde está dispuesto a llegar es a una banca de inversiones, potenciando el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Así que la pelea está servida. 

Sea como fuere, Bankia no es la única empresa cotizada que ha puesto sus barbas a remojar tras el acuerdo suscrito entre Sánchez e Iglesias. En términos generales, al Ibex no le ha sentado bien y ha finalizado la sesión con un descenso del 0,87%. Ello le ha llevado a perder la cota de los 9.400 puntos, frente a la jornada alcista del resto de parqués europeos.

El selectivo, que comenzó la sesión bursátil con subidas, empezó a caer justo después del televisivo y televisado abrazo entre Sánchez e Iglesias, que han necesitado unas segundas elecciones para entenderse.

Comenta esta noticia
Update CMP