30 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alerta por los grandes ausentes en el día más importante del nieto de José Bono

Con todas las restricciones, la familia Bono celebró la Primera Comunión de Manuel.

Con todas las restricciones, la familia Bono celebró la Primera Comunión de Manuel.

Toda precaución es poca en los tiempos que corren, pero llamó mucho la atención que en un día tan determinante y festivo la hija y el yerno del exministro no contaran con ese apoyo...

Cumpliendo con todas las medidas de restricción a causa de la pandemia de la Covid-19, Amelia Bono y Manuel Martos disfrutaron de la comunión de su hijo Manu con una celebración muy especial y es que la familia se dio cita en uno de los restaurantes de la capital para disfrutar, con una modesta celebración, de este día único que contó tan sólo con la familia materna del pequeño.

Raphael y Natalia Figueroa, padres de Manuel, fueron los grandes ausentes en la cita, y el propio José Bono explicó el motivo por el cual sus consuegros no pudieron acompañarlos: "Tienen que cuidarse", algo que despertó ciertas alertas sobre el verdadero estado de salud del veterano cantante y su mujer.

Tras la salida del exministro, también Ana Bono abandonó la celebración conduciendo su propio coche. Cuando le preguntaron por cómo había ido la comida, explicó: "Felices, muy contentos y los niños también que es lo importante". Siempre muy discreta con su vida privada, la hija mediana de José Bono y Ana Rodríguez aseguró que todo "muy bien, es que no hablo nunca con lo cual esto ya es un milagro".

Como no podía ser de otra forma, José Bono Jr. y su pareja Aitor Gómez también disfrutaron de la celebración familiar y es que el futuro marido del jinete comparte una relación muy estrecha con su familia política y no se separó de su futura suegra, Ana Rodríguez, con la que caminó cogido del brazo.

Cargados con todo el equipo para hacer paddle surf, José llevaba la tabla en una gran mochila mientras que Aitor se encargó de los remos y el chaleco salvavidas, posiblemente un regalo de la pareja para su sobrino.

Tras la comida, y antes de regresar a casa, Amelia lució la mejor de sus sonrisas tras haber disfrutado, pese a las restricciones que impidieron a su familia política asistir, de este día tan especial en familia. La nuera de Raphael acaparó todo el protagonismo gracias a su elegancia. Y es que, una vez más, demostró que menos es más con un pantalón morado de Zara, una blusa blanca y unas altísimas sandalias de tacón.

Comenta esta noticia
Update CMP