19 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El castigo por la fragmentación: un millón de votos que valdrían 177 escaños

Abascal, Casado y Rivera, en la manifestación de Colón

Abascal, Casado y Rivera, en la manifestación de Colón

La dispersión del voto entre PP, Ciudadanos y Vox y los rigores de la ley electoral explican cómo el bloque de centroderecha no puede tener mayoría absoluta tras el 28-M.

Pasadas las horas y con los números en la mano, ya se puede cuantificar el alcance de la dispersión del voto en el ala derecha del arco parlamentario y sus inevitables consecuencias tras ser sometida a los rigores de nuestra ley electoral. Y la conclusión es así de cruda: un millón de votos repartidos entre PP, Ciudadanos y Vox no sirvió absolutamente para nada; pero concentrados en una sola marca hubiera dado mayoría.

Y es que la suma de votos de PP, Ciudadanos y Vox es muy similar a la de PSOE y Unidas Podemos. El bloque de centroderecha acumuló 11.169.796 sufragios y el ala izquierda, incluidoslos votos de En Comú Podem en Cataluña, un total 11.213.684. Pero traducidos a escaños, tras pasar por el filtro de la Ley D'Hont, PSOE y Unidas Podemos sumaron juntos 165 escaños y PP, Cs y Vox se quedaron en 147.

 

De acuerdo con el análisis del 28-A realizado por el diario El Mundo, un millón de votos de PP, Cs y Vox fueron literalmente a la papelera porque no sirvieron para conseguir escaños. El PP desperdició 147.000; Cs, 164.000, y los de Santiago Abascal, 689.000 votos. En el examen de ABC, por su parte, se señalana que si PP, Cs y Vox hubieran concurrido conjuntamente a las elecciones habrían obtenido la mayoría absoluta con 177 escaños. En ese escenario, el PSOE habría bajado hasta los 108 diputados.

¿Y qué fue los tres millones de votos que se le escaparon a Pablo Casado? No parece difícil encontrarlos: 1,6 millones de votos del PP se fueron para Abascal y 1,4 para Rivera. Y otros 400.000 se quedaron en el gran saco de la abstención. Ciudadanos se quedó con votos del PP y compensó con la alta participación el mordisco que le dio Vox. Porque el partido verde también le quitó medio millón de votos a Rivera.

Sea como fuere, ya solo queda aceptar los resultados y no lamentarse. O tomar nota para el futuro, como sugirió en su perfil de Twitter el dirigente de Vox, Iván Espinosa de los Monteros:

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP