20 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Policía irrumpe en el plató de "Sálvame" buscando a un colaborador denunciado

Cuatro horas de programa en directo dan para mucho y si no que le pregunten al presentador accidental de Telecinco, que dejó de piedra a los espectadores al ver a los agentes de Policía.



La tarde acababa de empezar este viernes en el plató de Sálvame cuando Kiko Hernández tuvo que parar el programa en directo por algo inaudito: ¡La policía fue a buscar a Gustavo González!

El colaborador salió fuera de las instalaciones de Mediaset para hablar con las fuerzas de seguridad y a su vuelta quiso restar importancia a la situación: "No me preocupa, de verdad", dijo tranquilo ante una atónita audiencia que no daba crédito a lo que estaba pasando.

No en vano fue una sorpresa increíble para los espectadores ver a cinco agentes de la Policía de Madrid interrumpir el directo del programa para localizar e identificar a González.

Fue el presentador ocasional del formato, en este caso Kiko Hernández, tras ser informado por el pinganillo, el encargado de comunicar al público "algo muy importante y urgente. La Policía Nacional busca a uno de nosotros".

Tras unos segundos de incertidumbre, muy propios de Telecinco, Hernández señaló en tono solemne: "Gustavo González, por favor acompáñame", y ambos salieron cámara y micrófono en mano hasta las puertas de Mediaset, donde las cámaras dejaron de grabar a Gustavo pero Kiko narró que había varios coches de la policía y hasta cinco agentes.

Tras un rato largo de especulaciones en plató, se aclaraba que los agentes entregaban una demanda interpuesta contra el periodista por unas fotos no autorizadas de Mariló Montero.

Comenta esta noticia
Update CMP