20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cabreo monumental en Podemos: Garrido arruina el número a Espinar por sorpresa

Los dirigentes morados se habían hecho su particular esquema sobre el debate de la moción de censura en la Asamblea de Madrid, hasta que el consejero de Presidencia les paró los pies.

Había previsto Podemos una mañana a mayor gloria de Ramón Espinar, Lorena Ruiz-Huerta y, por extensión, Pablo Iglesias.

Había, porque sus planes se torcieron muy pronto, justo al término de la intervención del líder de Podemos Madrid, cuando el portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, pidió la palabra por sorpresa... y la presidenta de la Asamblea de Madrid se la dio, para enfado de la bancada morada.

Por partes. Todo transcurría según lo previsto para Podemos. Minutos antes de las 10 de la mañana, hacían su entrada en la Cámara en medio de un enjambre de cámaras y micrófonos la candidata, Ruiz-Huerta, Espinar, Iglesias, Irene Montero, Pablo Echenique, Íñigo Errejón, Miguel Urbán y hasta Juan Carlos Monedero. Los diputados del PP contemplaban indignados la estampa, quejándose de que Podemos estuviera usando una herramienta tan seria en democracia como la moción de censura para montar "un circo".

Se suponía que primero debía intervenir Espinar e inmediatamente después, Ruiz-Huerta, la presidenta que Podemos quiere imponer a los madrileños pese a que no fue candidata en 2015 (lo fue el después purgado José Manuel López) y a que en aquellas elecciones Cristina Cifuentes dobló en votos a los morados.

La primera parte del guión se cumplió. Espinar descargó su rabia contra la tribuna y acusó al PP del "deterioro ético y político de la Comunidad de Madrid", de la "berlusconización" de la política madrileña y de ser "un lastre para el avance democrático".

En la tribuna de invitados sus compañeros aplaudían a rabiar, pero cuando se suponía que Ruiz-Huerta debía relevarlo en el atril el consejero de Presidencia, Ángel Garrido, rompió los esquemas de Podemos al solicitar la palabra. Y la tuvo, porque el reglamento permite al Gobierno intervenir en cualquier momento del debate de una moción. Entre protestas de Podemos y del PSOE, eso sí.

"En una moción de censura al Gobierno no quieren que pueda intervenir el Gobierno, eso lo dice todo", les recriminó Garrido.

Éste acusó a Ruiz-Huerta de pretender utilizar la Asamblea de Madrid para una especie de "puesta de largo" pagada con el dinero de todos los madrileños. Y acto seguido le preguntó qué experiencia puede aportar para ser presidenta de la Comunidad de Madrid. "Ninguna, no acredita ninguna experiencia de gestión. Es como si un bachiller quisiera ser presidente de Microsoft.

Espinar ha abandonado el debate para acudir al funeral de su abuela. La refriega parlamentaria continúa en medio de un clima muy tenso.

Comenta esta noticia