17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La exministra Garmendia da calabazas a Ciudadanos como fichaje estelar

Garmendia, Rivera y Garicano.

Garmendia, Rivera y Garicano.

Cuando algunos ya se frotaban las manos ante la posibilidad de que los naranjas incorporasen a la exmiembro del gabinete de Zapatero, ésta les dejó con un palmo de narices.

La exministra Cristina Garmendia lo había escrito en Twitter pero por si no quedaban dudas lo aclaró por activa -desde la mesa presidencial- como por pasiva -en un canutazo previo-: no tiene previsto regresar a la política activa y su presencia en el acto de presentación del capítulo correspondiente a I+D+I del programa económico de Ciudadanos tenía que ver con su apoyo a quienes, a su vez, apoyan esa cuestión.

Algo en lo que, por cierto, resaltó que la formación naranja se muestra muy cercana al PSOE en esa materia.

De todas formas,

La bomba del encuentro en el Eurobuilding de Madrid era la presencia de la que fue titular de Ciencia e Innovación en el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

la bomba del encuentro en el Eurobuilding de Madrid era la presencia de la que fue titular de Ciencia e Innovación en el segundo mandato de José Luis Rodríguez ZapateroGarmendia acaparó tanta o mayor expectación que Albert Rivera y su gurú económico, Luis Garicano. Una presencia que se fraguó en la tarde del sábado aprovechando el regreso de la exministra de un viaje a Argentina. 

Y es que la presentación a cargo de una exministra de Zapatero tenía su morbo. O más bien lo tiene, en presente, porque por mucho que ella desmintiera posibles veleidades políticas, a nadie se le escapaba -y es de suponer que a ella misma tampoco- que sentarse con el posible presidente de un Gobierno naranja y su posible ministro de Economía no era cuestión baladí.

Al fin y al cabo, en algunos cenáculos ya se recordaba este lunes que Garmendia fue ministra del Ejecutivo de Zapatero sin contar con carné del PSOE. Incluso dentro de Ciudadanos. El jefe de filas naranja en Madrid, Ignacio Aguado, aseguraba en un desayuno que "será bienvenida" porque en su partido "siempre hemos estado dispuestos a incorporar talento y gente que pueda sumar".

En los sectores más afínes a Podemos y al PP no faltaban quienes se frotaban las manos con la posibilidad de que la vasca se dejase querer por Ciudadanos

En los sectores más afínes a Podemos y al PP no faltaban quienes se frotaban las manos con la posibilidad de que la vasca se dejase querer por Ciudadanos. Para unos, por ser una empresaria cercana a la CEOE y que podía ser incluida en las llamadas puertas giratorias como munición electoral contra el "partido del Ibex 35"; para los otros, porque certificaría, también como arma electoral, la presunta cercanía de la formación naranja a los socialistas.

En cualquiera de los dos casos, la pólvora de los cañones contra Ciudadanos quedó mojada e inservible por las palabras de Garmendia. Aunque en estas cosas de la política la última palabra nunca está dicha. Y más cuando a una le echan unas flores como las del jefe emergente: "Cristina abrió brecha cuando la política necesitaba gente que se incorporara". 

Las flores se transformaron en cardos en boca del emergente cuando le tocó valorar la política del Gobierno de Mariano Rajoy: "El señor Álvaro Nadal cree que la economía crece por la reforma laboral y la bajada de salarios". 

Las flores se transformaron en cardos en boca del emergente cuando le tocó valorar la política del Gobierno de Mariano Rajoy: "El señor Álvaro Nadal cree que la economía crece por la reforma laboral y la bajada de salarios". 

Pese a lo especializado del acto y al morbo desactivado de Garmendia, el encuentro no dejó de tener cuestiones ocurrentes como el hecho de que el líder de Ciudadanos no probase el vino o que Garicano le atropellara las palabras.

También Garmendia le comió terreno con un "voy a aprovechar porque esto es un privilegio". A continuación relató su experiencia ministerial en el funcionamiento de los presupuestos: "Hacienda siempre intenta reducir el presupuesto y cuando lo tienes que no se ejecute".

"Tendré que lidiar entre Francisco de la Torre y Luis Garicano", contestó Rivera, contemplándose ya con galones de jefe del Ejecutivo.

Comenta esta noticia
Update CMP