18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez trata a la desesperada de desmarcarse de las "mentiras" de Torra

En las últimas horas de campaña el presidente intenta colocar el mensaje moderado de que no desea que la gobernabilidad descanse en los independentistas, aunque no les da portazo.

Pedro Sánchez trata de ponerse la piel de cordero y colocar un mensaje de moderación en el último suspiro de la campaña, de cara al electorado y a los pactos posteriores, y está insistiendo en su desmarque de los independentistas que le auparon a La Moncloa. Así, el presidente del Gobierno y candidato socialista a la Presidencia ha señalado este viernes que "no quiere que la gobernabilidad de España descanse en los partidos independentistas", porque "no son de fiar". Aunque se cuida mucho de darles portazo del todo.

En una entrevista en la Cadena SER, Sánchez ha proclamado que hablará con todas las fuerzas tras las elecciones, pero ha indicado que prefiere que el Gobierno no dependa de los escaños independentistas. "España se merece cuatro años de estabilidad y concordia nacional", ha indicado.

"Los líderes independentistas no son de fiar, han mentido a los catalanes. En privado dicen una cosa bien distinta a lo que dicen en público, reconocen que la independencia no es posible y están metidos en un laberinto que se han creado con sus propias mentiras", ha apostillado el líder del PSOE, aludiendo directamente a su relación con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, aunque no puso reparos a recoger su listado de exigencias en la 'cumbre' de Pedralbes.

A su juicio, los dirigentes independentistas catalanes tienen "miedo" a que dentro de sus filas les llamen traidores, por ello, apuesta por que la gobernabilidad del país no esté en sus manos.

No se cree que es el presidente

Y sobre el diálogo con la Generalitat, Sánchez ha señalado que más que reivindicar el autogobierno habría que reivindicar el gobierno en Cataluña, ironizando con la falta de iniciativa por parte de Torra. De hecho, del presidente catalán ha indicado que "no se cree" que es el dirigente de la Generalitat y le ha acusado de estar más pensando en adelantar las elecciones a otoño a aprobar leyes en el Parlament.

Así, ha insistido en que el diálogo con las instituciones catalanas tiene que darse dentro de la Constitución, pero fuera de ese marco "no hay nada". Con todo, Sánchez recalca que es la misma posición que ha mantenido los últimos meses y ha afeado a PP y Ciudadanos sus críticas por el acercamiento a la Generalitat, apuntando a que se debe a no han digerido la moción de censura del pasado mes de junio.

De PP y Ciudadanos ha dicho que tienen un sentido "patrimonialista" de las instituciones y asegura que los "mantras" contra él, acusándole de "golpista" o "felón", evidencian una falta de proyecto.

 

Comenta esta noticia
Update CMP