08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Angel food cake, el bizcocho más esponjoso y fácil de hacer

Si respetas las cantidades y sigues los pasos, hacer este bizcocho será coser y cantar

Respirar el aroma de un bizcocho recién horneado es uno de los mejores regalos que te da el cocinar repostería en casa, y hacerlo puede ser muy sencillo si sigues los consejos de aquellos que ya hemos transformado unas cuántas masas en deliciosos y encantadores pasteles.

Este clásico y legendario ángel food cake, también conocido como ‘comida de ángeles’ es una de las mejores recetas que guardo desde mi infancia. De origen estadounidense, este pomposo y lujoso pastel se elabora con un merengue dulce vainillado que hace la función de impulsor gracias al aire que se introduce al batir las claras, de ahí su altura característica y su extraordinaria esponjosidad.

Para prepararlo es muy importante que el molde donde vayas a hornearlo sea sobre todo adherente y si tiene patitas con un agujero en medio, entonces tienes el molde perfecto para este pastel.

Pero no te preocupes si no tienes nada de esto en tu cocina, ya que también se puede utilizar uno normal, eso sí, procura que este muy limpio, seco y libre de cualquier tipo de grasa. El resultado cambia un poquito ya que no subirá tanto, pero su sabor y textura será prácticamente la misma.

 

Dificultad: Fácil

Tiempo de preparación: 40 minutos

 

Los ingredientes

250 gramos de harina de repostería
130 gramos de azúcar blanca
50 gramos de azúcar vainillada
100 gramos de azúcar glass
1 cucharada de esencia de vainilla
ralladura de un limón
8 claras de huevo a temperatura ambiente
½ cucharadita de cremor tártaro
una punta de cucharadita de sal
frutas silvestres
natillas ligeras

Precalentar el honro a 175º

 

Preparación:

1.- Mezcla muy bien la harina con el azúcar blanca y la vainillada. Tamiza dos veces y reserva. (La acción de tamizar es pasar el resultado por un colador de malla fina)

 

2.- En un recipiente limpio y seco incorpora las claras de huevo que han de estar a temperatura ambiente. Con ayuda de unas varillas eléctricas comienza a batir hasta que empiecen a espumar, seguido espolvorea el cremor tártaro y la sal.

 

3.- Sigue batiendo hasta que se empiece a formar un pico blando que observarás al levantar las varillas.

 

4.- Incorpora cucharada a cucharada el azúcar glass esperando a que la primera se integre por completo antes de añadir la segunda. Verás que las claras comenzarán a estar esponjosas y brillantes, sigue así.

 

5.- Cuando termines con el azúcar glass, agrega la esencia de vainilla, la ralladura de limón y continúa batiendo hasta que ambos estén completamente integrados.

 

6.- Sigue batiendo hasta sentir que las claras están firmes. Para comprobarlo levanta las varillas y observa que el pico se mantiene estable y el merengue adherido a las varillas.

 

7.- Tamiza de nuevo una cuarta parte de la harina y el azúcar que tenias reservado sobre las claras batidas. Con ayuda de una espátula haz movimientos suaves y envolventes para incorporarlo. Repite el proceso hasta terminar con la mezcla de la harina.

 

8.- Vuelca la masa en el molde asegurando que llega bien al fondo pero sin ejercer presión. Extiende delicadamente la superficie para que quede uniforme y hornea durante 35 minutos a 175º. ¡Importante no abrir la puerta durante el tiempo de horneado!

 

 9.- Una vez listo, voltear y dejar enfriar. Si tu molde no tiene patas puedes ponerlo a enfriar sobre una rejilla o apoyando los extremos en unos vasitos.

 

10.- Para que no te cueste sacarlo pasa cuidadosamente una espátula por todo el contorno del pastel.

 

Y ahora sí, presenta y disfruta de tu esponjoso ángel food cake con unas frutas silvestres, unas natillas ligeras o nata montada.

 

Comenta esta noticia