22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El fin de la escapada: Podemos asume que Iglesias no será ministro de Sánchez

Sánchez e Iglesias en la reunión de este martes en el Congreso.

Sánchez e Iglesias en la reunión de este martes en el Congreso.

Los dirigentes de ambos partidos han mantenido muchos contactos informales en las últimas semanas. Y, aunque no lo digan en público, los morados saben que su líder no tiene nada que hacer.

"Nosotros jamás lo haríamos". No es el típico anuncio sobre el abandono de mascotas en verano, sino lo que dijo Pablo Iglesias cuando este martes, tras su reunión con Pedro Sánchez en el Congreso, le preguntaron si cree que el PSOE vetará según qué nombres de Unidas Podemos para ese Gobierno de cooperación. Especialmente el suyo.

Aunque nadie en la formación morada osa decirlo en público, en privado en Unidas Podemos tienen más que asumido que Sánchez no sentará a Iglesias en su futuro Consejo de Ministros. Ni al frente del Ministerio de Trabajo ni de ningún otro.  

Aunque el único contacto formal entre ambas formaciones se reduce al que mantuvieron el martes en la Cámara Baja Sánchez e Iglesias, los dirigentes de una y otra han hablado mucho de manera informal en las últimas semanas.

Y, tras sus múltiples y variadas conversaciones con socialistas de diversos escalafones, en las altas esferas de Unidas Podemos han llegado a la conclusión de que su secretario general no tendrá cartera ministerial. En realidad, ni él ni ninguna de las caras más visibles de su formación. 

No obstante habrá que ver qué consecuencias tendrá ello en el futuro de Iglesias, que él mismo ha ligado irremediablemente a su entrada en el Ejecutivo de Sánchez. Si bien es cierto que con el paso de los días cada vez con menos ahínco. 

En el PSOE acusan a su socio potencial de haber fanfarroneado demasiado off the record con la prensa sobre los puestos que van a ocupar en el nuevo Gobierno. Eso, dicen los socialistas, ha escamado y enfadado a otros partidos que necesita Sánchez para ser investido, y que no quieren ni oír hablar de Iglesias como ministro. La excusa perfecta para que el socialista le deje fuera.

Con algunos de esos partidos se reunió este miércoles el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que no arrancó ningún compromiso explícito de apoyo a la investidura de su jefe de filas. Ni del PNV, que aún tiene que poner precio al apoyo de sus seis diputados, ni del PRC, y mucho menos de UPN y Coalición Canaria. Ni siquiera de Compromís, que fue el que más se acercó: vinculó su voto favorable a una reforma del sistema autonómico de financiación en el plazo de un año. 

Aún queda mucho partido por delante.  

Comenta esta noticia
Update CMP