23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno empieza a pagar el apoyo de Podemos pidiendo diálogo con Maduro

Desde el Ejecutivo se justifica el cambio radical en la posición ante el régimen de Venezuela en que “ningún conflicto se ha resuelto con sanciones”.

Desde hace días el Gobierno viene dejando caer que es necesario darle un vuelta a la estrategia diplomática con Venezuela, que durante los años del Gobierno del PP se han orientado a defender los derechos y libertades de los venezolanos y castigar al régimen chavista de Maduro. Pero ahora corren nuevos tiempos. Y el Ejecutivo del PSOE tiene otros socios a los que contentar, empezando por Podemos y su apoyo a los Presupuestos de 2019.

Solo así se entiende que el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, haya defendido abiertamente este lunes la decisión del Gobierno de trabajar para impulsar el diálogo en Venezuela: "No recuerdo un conflicto en Latinoamérica, desde las independencias, que se haya resuelto por la imposición de sanciones o por la fuerza", ha dicho durante un coloquio sobre la región en Casa de América.

De este modo, en el mismo día en que el ministro de Exteriores, José Borrell, pedirá a sus colegas de la UE que contribuyan a propiciar el diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, De Laiglesia ha defendido que no se trata tanto de un cambio de política sino de "no permanecer de brazos cruzados" y dar "operatividad" a lo que la propia UE dice en sus textos sobre Venezuela: que la solución debe ser pacífica y dialogada entre los propios venezolanos.

"Lo que percibíamos es que en la comunidad internacional y en la UE había una exigencia de presión pero ninguna propuesta de solución", ha dicho. Así, ante lo que considera una "ausencia de iniciativas", el Gobierno ve "necesario trabajar para generar las condiciones" para que se dé ese diálogo político. "Todo el mundo dice que rechaza una solución que no sea política pero nadie está trabajando por ella", ha advertido.

En el caso de la UE, ha afirmado que el Gobierno asume todo el bagaje ya adoptado y que es consciente de "lo difícil que es mover la opinión de la UE", pero quiere "introducir un elemento de vinculación constructiva" de los 28 con Venezuela: "que hagan algo que nos acerque al objetivo, la pasividad no es una opción".

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP