25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alfonso Ussía abochorna a Rufián en un artículo humillante y le llama "tonto"

Si lo que quería es que se hablara de él, lo consiguió el diputado más polémico de ERC. Hasta Tardá "se moría de vergüenza". Pero ha sido el escritor el que le ha dado el toque de gracia.

Mucho se ha hablado esta semana del "teatrillo" que montó el diputado de ERC Gabriel Rufián en el Congreso. Y no menos se ha hablado del "tuit" que escribió Alfonso Ussía sobre Pablo Iglesias y su "novia presentadora".

 

Este viernes se cruzaron los caminos de ambos cuando Rufián se convirtió en la presa de las afilada palabras de Ussía en su columna diaria de la contra de La Razón. Sin medias tintas, el periodista y escritor habla del "tonto de la impresora" y a nadie se le escapa de quién está hablando. 

Una "nueva especie de tonto. Su denominación latina, ‘Stultus Impresori'. Se trata de un tonto nuevo con derecho a decidir exceptuando el derecho a decidir si es tonto o no lo es, porque no hay tu tía. Se caracteriza por ser un tonto de lontananza. Hay tontos de cercanía y tontos de lontananza. El de cercanía precisa la distancia corta para determinar el nivel de su majadería, en tanto que el de lontananza es tonto diáfano que se ve de lejos. El Tonto de la Impresora disfruta trasladando objetos pesados". 

Después de hacer un repaso por los "tontos internacionales" se refiere al tonto de la impresora: "El tonto que acude a un foro, ya sea parlamentario, económico, social o simplemente atrabiliario, con una pesada impresora bajo el brazo. Impresora inútil, por cuanto precisa de un enchufe de pared para ser puesta en funcionamiento. Se trata del tonto menos recomendable para cursar un máster de alivio a la majadería. En Detroit se cursaba el más prestigioso. La publicidad no engañaba: "¿Desea usted dejar de ser completamente tonto? Matrícúlese en nuestro máster y al cabo de seis meses pasará de ser absolutamente memo a ser un tontín de los muchos que hay por la calle". Rufián no se matriculó, lo cual es muy de lamentar. Si será tonto el Tonto de la Impresora, que hasta Tardá pasó más vergüenza a su lado que una novicia cuando acude al ginecólogo". 

Para culminar "le recomendamos a Rufián que se presente en el próximo pleno del Congreso con una mesa camilla. También sirve un futbolín. Mejor pasar a la Historia como el Tonto del Futbolín que de la Impresora. Un tipo que se presenta en un pleno parlamentario con un futbolín bajo el brazo tiene derecho a ficha naranja en el Archivo General de Tontos. El Tonto de la Impresora se registra con ficha color lila, y comparte carpeta con el tonto de la Bandera Republicana y el Tonto de ‘Soy ciudadano del Mundo'. Unos tontos muy abundantes, como el Tonto del Abrazo al Yihadista, especie muy desarrollada en los últimos años. O el Tonto ‘Messi es catalá', que emociona mucho en el nordeste de España. Todos ellos, archivados en cartulina lila, cuando la naranja es la más exclusiva. Lo malo es que se lo va a tomar en serio y un día de estos compra el futbolín". 

Comenta esta noticia
Update CMP