27 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Atleti rompe la maldición del Barça gracias a un error de Ter Stegen

Joao Felix y Pjanic, en una jugada del Atlético-Barcelona de esta noche en el Metropolitano.

Joao Felix y Pjanic, en una jugada del Atlético-Barcelona de esta noche en el Metropolitano.

El Atlético de Madrid gana al Barcelona (1-0) en el Metropolitano y deja al Barça a 9 puntos y, lo que es peor, con una lesión de rodilla, que podría ser muy grave, de Piqué.

Pasaron cosas en el Metropolitano que no suelen pasar, o que, de hecho, nunca habían sucedido. Simeone venció por primera vez al Barcelona en Liga después de 20 partidos sin hacerlo. Ter Stegen falló, que no suele suceder, aunque más de lo que parece. Y, lo más triste del encuentro, Piqué se lesionó y su rodilla doblada no tiene ninguna buena pinta. 

El encuentro comenzó con un toma y daca tan apasionante como corto. En el primer cuarto de hora, Griezmann estuvo a punto de batir a Oblak al rematar con la puntita un buen pase de Dembele, en buena forma durante toda la primera parte. Pero aún fue más peligroso el Atleti, con un extraordinario disparo de Saúl desde fuera del área que despejó Ter Stegen y, sobre todo, un derechazo de Marcos Llorente, que se estrelló en el larguero con el alemán ya batido. 

No fue un Atleti-Barça de los de toda la vida, básicamente porque ni el Atleti ni el Barça son los mismos de temporadas anteriores. Messi parecía aún en Argentina o declarando en el aeropuerto y él es el que ha dicho cómo se jugaban este tipo de partidos. Y el equipo de Simeone juega este año de otra manera, con más combinación y buscando más la portería contraria. Y el motivo de este cambio, la presencia de Luis Suárez en la punta del ataque rojiblanco, no se ha producido en este encuentro y el equipo de Simeone ha jugado mucho menos timorato que en ocasiones anteriores. 

La jugada que marcó el encuentro se produjo en el último minuto de un primer tiempo que empezó divertido y concluyó anodino. Un error grosero de Piqué y otro garrafal de Ter Stegen, que salió donde jamás puede salir un portero, dejó solo a Carrasco que, con un toque lleno de técnica, se deshizo del alemán y marcó, desde 35 metros, completamente solo. 

El extraño gol afectó al Barça, que salió del vestuario completamente inactivo con Griezmann, Messi y Dembele como espectadores de lujo del encuentro. Dominaba el Atleti, aunque con poca presencia en el área blaugrana y, sin embargo, Lenglet tuvo dos buenas ocasiones consecutivas con sendos cabezazos que detuvo Oblak. 


Lesión de Piqué

En el minuto 60, el Metropolitano se quedó aún más callado que de costumbre ante la ausencia de público. Una jugada accidental acabó con Correa doblando involuntariamente la rodilla izquierda de Piqué. Como ocurre cuando una lesión puede ser grave, el jugador quedó inmóvil en el campo y todo hace temer lo peor, incluidas las casi lágrimas de Piqué al abandonar el césped. Habrá que ver, pero no pinta nada bien. 

Este hecho acabó por eliminar las pocas opciones del Barça, que tuvo que recurrir a De Jong para ocupar la parcela central de la defensa. Messi amenazó con despertar, pero fue un espejismo y Griezmann vio los últimos minutos desde su lugar habitual, el banquillo. 

A falta de cinco minutos para el final, a Simeone le dio por recordar cómo jugada su equipo antes y quitó del campo a Joao Félix y a Correa. Como el Barça de ahora es poca cosa, no corrió peligro la victoria rojiblanca, que deja al Barça a nueve puntos de distancia del Atleti, que duerme casi líder. 

Comenta esta noticia
Update CMP