29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PSOE retuerce el mensaje del Rey para que parezca que apoya el pacto con ERC

Por si la relación entre La Moncloa y Zarzuela no estuviera ya lo bastante tensionada, los socialistas han puesto en boca de Felipe VI lo que él no dijo en Nochebuena. No es la primera vez.

El PSOE está cogiendo la costumbre de poner en boca de Felipe VI palabras que, en realidad, él no ha dicho solo para apuntalar la hoja de ruta de Pedro Sánchez

Y así lo han hecho una vez más los socialistas con motivo del discurso de Nochebuena del Rey, por si no fuera suficiente que lo supervisara un Gobierno en funciones. 

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, salió este miércoles a valorar la alocución del jefe del Estado y tergiversó las palabras de éste. Seguramente no por casualidad.

Según Narbona, Don Felipe reiteró la "voluntad de consenso y de entendimiento entre personas con ideologías muy diferentes". Lo que vendría a refrendar la tesis de Sánchez de que, a pesar de las diferencias con ERC y los demás partidos que necesita para ser investido presidente, el acuerdo es posible y necesario. 

Pero no fue del todo así. El Rey habló de "diálogo" y "respeto" entre personas de "ideologías muy diferentes", sí. Sin embargo, no lo hizo refiriéndose a la situación actual, sino a la transición española.

Éstas fueron sus palabras exactas: "Y de entre esos valores, quiero destacar en primer lugar, el deseo de concordia que, gracias a la responsabilidad, a los afectos, la generosidad, al diálogo y al respeto entre personas de ideologías muy diferentes, derribó muros de intolerancia, de rencor y de incomprensión que habían marcado muchos episodios de nuestra historia". 

No es la primera vez que los socialistas utilizan al monarca como coartada. Cuando la presidenta del Congreso visitó a principios de diciembre a Don Felipe antes de la ronda de consultas de éste, Meritxell Batet aseguró que el jefe del Estado le había transmitido que sería "bueno" que hubiera Gobierno y que la legislatura "empezara a andar" para que hubiera "normalidad institucional, que es lo que los ciudadanos de este país están esperando".

De esta forma tan sibilina, Batet deslizó que en La Zarzuela creen que Pablo Iglesias desde dentro, y Junqueras desde su celda de la prisión de Lledoners, van a dar a España "normalidad institucional" los próximos cuatro años.

Al margen de este nuevo episodio, en la Casa Real están expectantes ante la posibilidad de que Sánchez sea investido presidente el 5 de enero y tome posesión el día 6, coincidiendo con la Pascua Militar que preside el Rey.

No obstante, y como reveló Antonio Martín Beaumont en ESdiario, en las altas esferas del PSOE ya reconocen incluso "algunas diferencias" con Felipe VI, puesto que la alambicada investidura del socialista ha tensado la cuerda entre La Moncloa y Zarzuela. 

Comenta esta noticia