17 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se postula con sólo 85 escaños y una ambigua oferta a Iglesias y C's

España sigue en el agujero negro en el que entró el 21 de diciembre del pasado año. Todo vuelve al inicio tras la segunda investidura fallida en siete meses, ahora de la de Mariano Rajoy.

El Rey Felipe VI sigue teniendo sobre su mesa el mismo problema que desde diciembre del pasado año, un folio por firmar con un nombre ausente: el del próximo presidente del Gobierno de España. La segunda votación de la investidura de Mariano Rajoy se saldó con el resultado previsto: 170 síes y 180 noes y con el bloqueo político con una salud inquebrantable. Los próximos días van a obligar a los partidos a replantearse sus estrategias aunque el minidebate de este viernes dejó un par de vías expeditas: que Sánchez intente liderar un gobierno alternativo al PP o que este partido, como le pidió Rivera, busque un candidato nuevo que concite también nuevos apoyos.

Tres minutos bastaron a Rajoy para arrinconar a Pedro Sánchez con sus contradicciones, en palabras del candidato popular "una colección de manoseados y reiterados pretextos" que esconden que el PSOE no tiene más alternativa que ese "frente heterogéneo" que suman Podemos, nacionalistas vascos, independentistas catalanes y demás radicales. "¿Cómo se puede afirmar que el PSOE no puede ser un aliado potencial del PP?", se preguntó Rajoy mirando a la bancada socialista a la que lanzó una severa advertencia: "El no gobierno tiene coste y pasará una larga factura que tendrán que pagar entre todos los españoles".

Sánchez insiste en que el PSOE estará en la "solución" y se postula de nuevo como aglutinador del frente antiPP

Pero Sánchez sigue ajeno a la reflexión y enrocado en el no al PP y en el no a Rajoy. Pero en esta ocasión el líder de PSOE jugó, por primera vez desde el 26J, a la ambigüedad al asegurar que su hay "alternativa" a las terceras elecciones. Apeló para ello a la "responsabilidad" de los partidos que se presentaron abogando "por el cambio". A ellos les pidió "generosidad" y "altura de miras" para salir del bloqueo  y para lo que aseguró que el PSOE "estará en la solución".

Estas palabras fueron recibidas en numerosos escaños y entre la mayoría de los periodistas como una especie de postulación del líder socialista. Tanto, que la dirección del PSOE trató de rebajar en los corrillos, una vez concluida la votación, esa postulación convirtiéndola en una disposición nueva a contribuir al desbloqueo. Y sobre todo en un argumento convertible en puerta abierta frente al fantasma de las terceras elecciones.

La "soflama" de Iglesias que oculta el ofrecimiento

Y a esta nueva pirueta de Sánchez se aferró Pablo Iglesias para lanzar una de sus habituales soflamas en forma de pataleta-ultimátum contra el PSOE, al que pidió "que se aclare". "Ustedes -le espetó Iglesias a Sánchez- tienen que elegir si su futuro pasa por llegar a acuerdo con el PP o llegar a acuerdos con nosotros". Y, además, lanzó a los socialistas una admonición: mejor ahora un gobierno alternativo que unas nuevas elecciones que dejen al PSOE, esta vez sí, como la segunda fuerza de la izquierda. Ya ante los periodistas, Iglesias recogió el guante lanzado en el hemiciclo por Sánchez y se mostró dispuesta a abrir una nueva vía de diálogo con el PSOE.

El Rey recibirá el lunes a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para analizar qué pasos corresponde dar a continuación de la investidura fallida de Rajoy este viernes en el Congreso de los Diputados.

Comenta esta noticia
Update CMP