CIS, Junta Electoral, y RTVE amenazan los intereses de Pedro Sánchez y el PSOE

Desde los tiempos de Rodríguez Zapatero, RTVE ha cultivado un aura de independencia y pluralismo que Pedro Sánchez se ha cargado de un plumazo esta semana.

Hasta los propios trabajadores de RTVE (los trabajadores, como colectivo, nunca son los culpables) se han quejado de los vaivenes del PSOE de Sánchez en el asunto de los debates televisivos. Unos vaivenes que han hecho aparecer al actual presidente como candidato poco seguro de sí mismo si no cuenta con el salvavidas de la participación de Vox, que él impulsó para un único y frustrado debate a cinco.

Pero que también le retratan como persona poco fiable, dispuesta a romper su promesa de asistencia a Atresmedia sólo porque la Junta Electoral ha impedido que Vox acuda a su rescate con la foto de Colón. Sánchez se queja ahora de lo inusual de acabar celebrando dos debates dos días seguidos -la solución acordada finalmente-, obviando que ha sido él quien ha propiciado esa situación cambiando su criterio inicial de asistir a un único encuentro, que iba a tener lugar en el citado grupo audiovisual privado.

A la Junta Electoral antes le pasaba lo que al CIS o a RTVE, que nadie conocía el nombre de sus presidentes. Sánchez ha conseguido sacar a los tres (Segundo Menéndez, José Félix Tezanos, Rosa María Mateo) de los respectivos anonimatos que les garantizaban los grises puestos de gestor que ahora ellos ocupan con destellante brillo. La Junta (desnudando a Sánchez de la manta de Vox), el CIS (matando de éxito sus expectativas electorales), y RTVE (demostrando que no es independiente de los dictados del PSOE), son a día de hoy una amenaza para los intereses de Pedro Sánchez. Y para los del PSOE, como algún que otro “militante crítico” valenciano muy fiel a las siglas e incluso al sanchismo se ha apresurado a afirmar en las redes sociales en las últimas y caóticas horas.

No olvidemos que hay un 40% de indecisos a una semana del 28-A. Y que seguramente la mayoría de ellos no son de izquierdas. Como a un número significativo de los que dudan entre PP, Cs y Vox les dé por el voto útil, Sánchez lo puede pasar mal.

Comenta esta noticia
Update CMP