Anaïs Menguzzato: "La movilidad no es sólo una cosa del señor Grezzi"

La socialista Anaïs Menguzzato García (Valencia, 1974) es la actual Coordinadora General del Área de Protección Ciudadana y Concejala Delegada de Bomberos, de Policía, y de Protección Civil del Ayuntamiento de Valencia. En el equipo de gobierno del que forma parte hay concejales de Compromís, PSPV-PSOE y València en Comú (Podemos). Lo dirige Joan Ribó (Compromís). El área de Movilidad la lleva otro miembro de esa coalición nacionalista, Giuseppe Grezzi. Pero la Policía Local, la encargada de regular el tráfico en la ciudad, es cosa de Menguzzato. 

Concejal, ¿cuál es el balance que hacemos de sus altas responsabilidades, tras tres años y medio? Estamos bien, mal, regular …?

Yo creo que estamos mejor. Estamos en el camino de que vaya mucho mejor. Había y hay un problema fundamental en la Policía Local, que es la falta de recursos humanos, y hemos avanzado mucho en que puedan ingresar más policías locales. El segundo problema que detectamos era la falta de recursos materiales que tenían los policías para hacer su trabajo. Durante este tiempo ha habido una inversión importante, y creo que los policías lo han notado. Y el tercero -y en el fondo, el más importante- es cómo afecta todo esto a la vida de la ciudad. Y la verdad es que, independientemente de que una ciudad tan grande siempre va a tener situaciones que requieran de la actuación policial, creo que, en algunas cuestiones, somos mejores dando respuestas, porque hemos acertado en el tema de la formación, porque tenemos a gente mejor dotada, y porque, como en cualquier otra empresa, cuando no hay suficiente personal lo que tienes que hacer es marcar las prioridades. Y una de las nuestras ha sido (garantizar) la convivencia y la seguridad, especialmente por las noches con la creación de un cuerpo específico, y vamos notando también una mejora con grupos como el Gama (Violencia de Género).

¿La Policía Local desarrolla muchas competencias “impropias”?, ¿tiene más carga de trabajo de la que debiera?

Muchísima. Atiende todo lo que se le reclama en una ciudad, independientemente de que sea su competencia o no. Eso es lo extraordinario de la Policía Local, y eso hay que ponerlo en valor. Porque la ley da competencias a la Policía Local en seguridad vial, control del tráfico, el tema de las autoridades y edificios municipales, y alguna cuestión más concreta. Y al final la realidad es que responde a todo lo que pasa en una ciudad, temas de seguridad, temas humanitarios, de tráfico, de convivencia, todo lo que es la vida cotidiana.

La movilidad no es sólo una cosa del señor Grezzi, hemos tenido muchos debates. El problema es de formas. No hay que tratar de imponer las medidas, como ocurrió con la prohibición de aparcar en el carril-bus.

¿Antes se llamaba más al 091 y ahora al 092?

No es que se llame más o menos, sino que ellos mismos se derivan la atención de los servicios. Por eso insisto en que la gran mayoría de los servicios los atiende la Policía Local. Es más, va previamente. Cuando una persona pide una ambulancia acude un policía local para comprobar si es necesario que acuda. Cuando se detecta que puede haber un incendio, va un policía local para decir si es necesario o no que acudan los bomberos. Es que el trabajo de los policías locales va desde la prevención hasta la resolución del problema o el conflicto que tengamos. Es cierto que al final, con un panorama como éste, que se da en todos los ayuntamientos, siempre tendremos la sensación de que nunca son suficientes.

Y sobre todo conforme aumenta el número de eventos en la calle. En 2017 hubo 4.000 eventos, para 2018 se prevé un 25% más, y ya el año que viene, que es electoral, ni me imagino … y con tan poca gente, y encima mayor en muchos casos …

Es evidente que la ciudad está más viva, pasan muchas más cosas, y eso está muy bien porque no podemos paralizar la vida de la ciudad porque creamos que no hay suficiente Policía Local para actuar. La realidad es que la ciudad está muy viva y necesita de la Policía Local para que estas cosas salgan bien. Y salen. Es decir, se hace un gran trabajo de planificación gracias a un área específica para ello, condecorada por cierto por la Generalitat hace unos días.

La policía tiene la obligación de hacer cumplir las ordenanzas municipales. Eso es así. Las apruebe quien las apruebe y le gusten a uno más o menos. Pero el policía tiene que saber cómo aplicar esa herramienta.

¿Esa planificación le genera a usted algún conflicto, que le digan, oiga, es que no llegamos a más, son demasiadas cosas?

Bueno, sí que llegan. No hemos tenido ninguna situación en la que no hayamos podido resolver un caso complicado en esta ciudad. Las cosas salen por el buen hacer de los policías. Y por eso yo me empeño mucho en recuperar la Fundación de la Policía Local, que tiene como objetivo la promoción de la propia policía, el dar a conocer el trabajo de los policías, que tiempo atrás tenían una imagen más de sancionadores y que ahora son también colaboradores necesarios de todo lo que pasa.

¿Los uniformes color azul ayudan, no?

Bueno, les gustaba mucho el color azul (sonríe) y efectivamente ya tienen uniformes de color azul, medio millón nos gastamos el año pasado para que renovasen toda su uniformidad.

Pues todavía hay quien se queja de que no hay dinero suficiente para el material que se necesita.

Eso he leído. Pero bueno, es que estamos en campaña sindical, que dentro de unos días se vota, jajaja.

¿Entonces no tiene mucho fundamento esa queja?

Claro que este año no hay tanto dinero como otros años, bueno, es que hay una realidad, y es que cuando uno tiene material nuevo pues no se repone de la misma manera que cuando el material tenía diez años. El polo no porque es una prenda barata, pero las botas, las chaquetas, son prendas muy caras que este año no tendrán que renovar tanto como se renovaba antes porque todo el material es nuevo.

Tenemos que conocer la realidad de la ciudad en la que vivimos. Y mucha gente utiliza su vehículo para venir a trabajar o para desplazarse. Los cambios pueden hacerse de una manera un poco más progresiva.

Hablemos de movilidad, concejal.

Claro.

(En la elaboración de la nueva ordenanza) ¿Se ha sentido escuchada, suficientemente escuchada?

Sí, la verdad es que con casi todas las medidas que ha tomado el concejal de movilidad yo estoy de acuerdo. Yo creo que se tiene que pacificar nuestra ciudad …

¿Pero está de acuerdo porque las ha leído y le han parecido bien o porque se las han consultado?

Hemos tenido también mucho debate dentro de este gobierno. Porque la movilidad no es sólo una cosa del señor Grezzi, es una cuestión del gobierno, y hemos tenido muchos debates con cuestiones en las que hemos estado de acuerdo y otras en las que no. Al final yo creo que en el fondo la mayoría de la gente está de acuerdo en que nuestra ciudad tiene que ser más tranquila, que antes las rondas eran como una especie de autopista, ¿no?, eso de pillar todos los semáforos en verde y conseguir ir a 80, eso genera accidentes, más contaminación … Yo creo que con la filosofía de que esta ciudad sea más tranquila estamos todos de acuerdo. Y con que se utilice otro tipo de vehículos menos contaminantes también estoy de acuerdo. Seguramente el problema tiene más que ver con las formas, de cómo hacemos esa política. Pero en la mayoría de las medidas hemos estado de acuerdo. Sí que es verdad que cuando uno trata de imponer las medidas de alguna manera, pues como ocurrió en el tema de prohibir aparcar en el carril-bus con lo que nosotros no estábamos de acuerdo y que con el tiempo se ha visto que no era una buena medida … pero insisto, en el fondo, que nuestra ciudad sea más peatonal, menos contaminante, que no entren tantísimos coches, que se utilice más el transporte público … estaríamos de acuerdo, es mejor para las generaciones futuras, tienes menos accidentes. Pero el problema en muchas ocasiones creo que han sido las formas.

Hay mucha gente que duerme en otro sitio pero que vive en esta ciudad. Esta ciudad no puede ser pensada única y exclusivamente para los que están aquí empadronados.

Algunos policías se preguntan cómo vamos a controlar todo lo que nos pide la nueva ordenanza de movilidad. Bicicletas en contrasentido en las calles 30, la velocidad de los patinetes … ¿cómo vamos a hacer todo esto? Da la impresión de que no se ha atendido a quienes de verdad saben de esto, que son los policías.

La policía tiene la obligación de hacer cumplir las ordenanzas municipales. Eso es así. Las apruebe quien las apruebe y le gusten a uno más o menos. Lo que nosotros siempre hemos exigido en la redacción de las ordenanzas nuevas, porque es algo que era deficitario antes, es que sean rigurosas y que sean lo más exactas posibles. Porque al final el policía tiene que saber cómo aplicar esa herramienta. Es decir, si no ponemos en detalle, si no somos rigurosos y no damos herramientas fáciles a los policías, hacer cumplir esa ordenanza será demasiado complicado. Y esto es lo que puede pasar con los patinetes. Claro que se pueden hacer controles de velocidad a los patinetes, pero creo que tenemos que ser algo más rigurosos. Si somos concretos en quién puede utilizar el patinete, si hay que llevar casco o no, si nos parece o no interesante que tengan un seguro … todas esas cosas mejoran la vida del que lo lleva o del que pueda sufrir un accidente y hacen mucho más fácil el trabajo de los policías locales.

¿Por ahí van las alegaciones?

Esas son un poco las alegaciones que se han presentado. Muchas de las alegaciones pretenden mejorar el trabajo que tenga que hacer la policía. Porque cuando dejamos algo a la interpretación es muy difícil para la policía.

¿Y todas estas cosas extra no suponen más carga de trabajo?

Ya, pero es que los patinetes existen. Es verdad que será más carga de trabajo para muchos, para quien tiene que asfaltar, para quien tiene que cuidar los carriles-bici, para muchos. Estos cambios significan más trabajo. Pero es que era necesario ordenar este tema.

El concejal Narciso Estellés, de Ciudadanos, dice que hay una jerarquización completa de la bicicleta con esta nueva ordenanza.

Es que a mí sinceramente me parece un buen vehículo para moverse por la ciudad. No sé por qué a veces tienen esa pasión por estar en contra de las bicicletas. A veces tengo la sensación de que Ciudadanos se pone torpemente en contra de la utilización de la bicicleta. Lo que pasa es que tenemos que conocer también la realidad de la ciudad en la que vivimos. Y es que mucha gente sí utiliza su vehículo (de combustión) para venir a trabajar o para desplazarse. Generar alternativas me parece estupendo, pero creo que los cambios pueden hacerse de una manera un poco más progresiva.

¿Se ha criminalizado a los conductores de vehículos a motor (de combustión)?

Se ha generado ese discurso de la criminalización. Lo importante es generar alternativas, que es lo que ha hecho este gobierno municipal, pero también entender que sigue habiendo personas que todavía no tienen esa alternativa, especialmente todas aquellas que entran en nuestra ciudad todos los días para venir a trabajar y que a lo mejor no tienen un acceso en un medio público.

Pero esos no votan en Valencia.

La ciudad es de todos los que viven aquí. De los que la viven todos los días, no sólo los empadronados. Hay mucha gente que duerme en otro sitio pero que vive en esta ciudad. Precisamente también por eso lo de poder aparcar en el carril-bus. Esta ciudad no puede ser pensada única y exclusivamente para los que están aquí empadronados. Esta ciudad es de todos los que aquí vienen, que son muchísimos.

¿Es verdad que se han disparado entre 2016 y 2017 el número de accidentes con peatones y bicicletas, 8.000 accidentes y 3.000 víctimas de todo tipo?

No creo que se hayan disparado. Es evidente que cuantas más bicicletas circulen, más posibilidades de tener un accidente. Es de sentido común. Si no hubiera bicicletas no habrían accidentes con bicicletas. En cualquier caso es siempre mucho mejor un accidente con una bicicleta, si tuviera que comparar, que con un vehículo.

El objetivo de PP y Ciudadanos es perseguir a los manteros, algo que ya se hacía antes y no sirvió para nada porque siguen viniendo.

¿Cuál es el peor día del año para un policía local?

Para mí seguro que son los de Fallas, para los policías no lo sé. Por la seguridad, la cantidad de gente que tenemos en las calles. La verdad es que todos los años empiezo las Fallas muy preocupada y los policías me dice no te preocupes, ya verás como sale. Y es verdad, esto sale a pesar del muchísimo trabajo que ellos tienen esos días.

¿Usted es fallera?

No he sido fallera-fallera, pero antes disfrutaba mucho de las Fallas y ahora no lo hago de la misma manera por la sensación que tengo de preocupación.

En los años ochenta se planteó que las personas de etnia gitana pasaran a vender en los mercadillos, y todo el mundo entiende que esto está bien.

Concejal, ¿qué hacemos con los manteros?

Debemos tratar de buscar una solución (al problema) cada uno desde las competencias que tiene. Me ha parecido terrible el discurso que ha hecho la oposición durante estos tres años, PP y Ciudadanos, criminalizando de manera sistemática a este sector de gente, los manteros, como si vinieran aquí a robar. Me ha parecido tremendo ese discurso. Y quiero dejar claro que la Policía Local no persigue manteros, persigue delitos. Porque ellos (los partidos de la oposición) han insistido siempre mucho en que se persiguiera a los manteros, y yo siempre he insistido mucho en que nosotros no perseguimos a personas que tienen una situación complicada. Y más allá de esto, que me parece fundamental porque es el punto de partida, lo que nosotros proponemos no les parece nada bien porque su objetivo es perseguir a esas personas. Los delitos se tienen que perseguir en esta ciudad, pero no puede ser la única solución depender únicamente de que la policía local actúe porque éste es un problema muchísimo más grave y eso es completamente desacertado. Perseguir manteros es algo que ya se hacía antes y los manteros han seguido viniendo exactamente igual.

Ahora bien, más allá de necesidades que se tienen que cubrir, como la de la regularización de personas que el Gobierno de España no hizo en ocho años, o un mayor control de los productos que llegan por los puertos, sí que me parece una buena idea que además de todo esto el Ayuntamiento tome otro tipo de medidas. Porque nosotros tenemos una realidad y no nos podemos excusar en que no es nuestra competencia, como no lo son tantas cosas que hace la Policía Local. Pero al final las cosas que pasan en tu ciudad afectan a la gente que vive en tu ciudad. Y proponer alternativas, como la búsqueda de espacios para que estas personas puedan o bien regular su situación o por lo menos no cometer un delito … a mí cualquiera de esas opciones que abra la vía a que la gente pueda vivir mejor es que me parece bien. Porque, insisto, nosotros perseguimos delitos, no personas. Y aquí hay personas que viven en nuestra ciudad desde hace muchísimos años, muchísimos, que como el Partido Popular no hizo ninguna regularización siguen viviendo en una situación muy complicada y no tienen acceso a ninguna otra manera de vivir. En los años ochenta se planteó que las personas de etnia gitana pasaran a vender en los mercadillos, y todo el mundo entiende que esto está bien y antes lo hacían de manera ilegal. Se tomó la decisión de que esa gente se incorporara, pagara sus tasas,... bueno, pues a mí me parece que entrar dentro de ese proceso no es una mala idea. Y tampoco es obligado que todas las personas de fuera tengan que vender. La posibilidad de que estas personas trabajen en otros sectores es importante. No todos tienen que ser manteros.

Hemos retirado algunos lazos amarillos de madrugada. Es una pena, por decirlo de alguna manera. La verdad es que no soy yo muy de banderas. Ni de unas ni de otras.

Otra cosa. ¿Cuántos lazos amarillos hemos retirado de madrugada?

Algunos, algunos. Esto es una pena, por decirlo de alguna manera. La verdad es que no soy yo muy de banderas. Me ha pasado siempre. Ni de unas ni de otras.

No me sonaría los mocos en una bandera porque hay gente que la respeta. Yo creo que hemos llegado a una situación tan límite, es tan terrible que haya habido grupos políticos que hayan querido llegar a este punto de enfrentamiento …

¿Usted no se sonaría los mocos en una bandera?

No, no me los sonaría porque creo que hay gente que la respeta, pero también tengo que reconocer que el sentido del humor es algo que, por favor, tampoco acabemos … Yo creo que hemos llegado a una situación tan límite, cualquier gesto de un lado y del otro, hacer gestos así o colgar banderas amarillas … Bien, la libertad de expresión es evidente que es necesaria, y si no la defendemos nosotros ..., es algo fundamental. Pero insisto en que me parece que ha sido tan terrible que haya habido grupos políticos que hayan querido llegar a los extremos, llegar a este punto de enfrentamiento entre ciudadanos por cuestiones que se han convertido en viscerales … No soy yo nada fan en el tema de las banderas, pero también puedo entender que aunque yo no lo sea haya gente que tenga respeto por su bandera. La una y la otra.

¿Cuántas veces ha escuchado la concejal jurar en arameo a un policía porque se ha encontrado una señal inventada?

Noooo, no te creas. Eso ha sido una cosa de la que Ciudadanos ha hecho su casus belli. Es verdad que al principio no estaban recogidas, pero se han ido recogiendo en el propio reglamento de circulación. Si cualquier señal ayuda a mejorar la comprensión de quien está delante de esa señal pues me parece que tampoco es ningún drama. El grupo de Ciudadanos a veces hace causas un poco ridículas.

En muchas ciudades la Movilidad y la Policía Local están juntas. Pero son dos áreas muy grandes, con mucha gestión, y lo que tiene que haber es mucha capacidad de coordinación y de querer entenderse.

Una cosita más. Dice el concejal Carlos Galiana (Compromís) que hay que repensar el reparto de competencias para un próximo gobierno de La Nau. ¿Está usted también en eso?, ¿deberían estar la Policía Local y Movilidad juntas?

Eso en muchas ciudades es así. La movilidad y la Policía Local están juntas. Pero bueno no es obligatorio.

¿A usted qué le parece más práctico?

Si al final uno tiene la capacidad de coordinarse, el trabajo sale. Es cierto que en muchas ciudades la Movilidad y la Policía Local están juntas, porque es verdad que una de las mayores competencias de la Policía Local es el tráfico y la seguridad vial y está completamente relacionado. Pero de todas formas son dos áreas muy grandes, con mucha gestión, y lo que tiene que haber es mucha capacidad de coordinación y de querer entenderse.

¿Se podría dar un gobierno PSOE-Ciudadanos? Yo contemplo la posibilidad de ganar, que es lo que nos gusta.

¿Y lo del reparto general de competencias?

Yo creo que eso será obligatorio. Cuando acabe este ciclo de La Nau y empiece el siguiente tendremos que hacer una evaluación de cómo ha funcionado.

¿Usted, su partido, no contempla la posibilidad de gobernar con nadie que no sean sus actuales socios?, ¿se podría dar un gobierno PSOE-Ciudadanos?

Yo contemplo la posibilidad de ganar, que es lo que nos gusta. Yo creo que el balance del gobierno de La Nau, y más después de lo que veníamos, ha sido positivo para esta ciudad y la gente que vive en ella. Hemos empezado con un buen rumbo y espero que a lo mejor el cambio sea que tengamos una alcaldesa.

¿Anaïs Menguzzato aspira a quedarse en el Ayuntamiento o hay otras cosas que no descartaría?

Hemos empezado una etapa y creo que necesitamos otros cuatro años, porque cambiar el funcionamiento de una ciudad en sólo cuatro años es difícil. Nos quedan tantas cosas por hacer que claro que quiero continuar en ese cambio de la ciudad en los próximos cuatro años. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP