18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las tres batallas de la "escaramuza" entre Álvarez de Toledo y Alfonso Alonso

Pablo Casado y Alfonso Alonso, este domingo en el cierre de la Convención de PP vasco.

Pablo Casado y Alfonso Alonso, este domingo en el cierre de la Convención de PP vasco.

Un sector de los populares guarda silencio para no agrandar la herida. Pero no todos comparten la estrategia "por libre" del último sorayista con mando en plaza. Cayetana no se amilana.

Más allá de las liturgias partidistas -un cierre de filas obligado de Pablo Casado con Alfonso Alonso en un momento electoralmente caliente-, las aguas en el PP vasco bajan revueltas y las relaciones con la dirección nacional de Génova 13  son, en palabras de un exdirigente del partido en Euskadi, "manifiestamente mejorables".

Pero el PP vasco, aún en la UCI tras el batacazo electoral del 28-A, no está ahora para batallas internas con el horizonte electoral del 10-N planeando otra vez sobre el despacho de Alfonso Alonso y con sus más fieles, sorayistas de estricta militancia, exigiendo una purga en las próximas listas con un objetivo prioritario: Beatriz Fanjul, cabeza de lista por Vizcaya y, para ese sector, demasiado "radical", por próxima a Casado y a la propia Álvarez de Toledo.

Esa marejadilla interna llega por varios factores. Primero, la estrategia de Alfonso Alonso de salvar los restos del naufragio de la marca vasca del PP conviertiendólo en socio-muleta del PNV (Urkullu negocia aún estos días sus Presupuestos de 2020 con Alonso, que ya los apoyó hasta la moción de censura contra Rajoy).

Segundo, la necesidad para Génova de editar un País Vasco Suma para reagrupar en una única lista electoral los votos de Cs y Vox -en las tres provincias vascas testimoniales pero muy contraproducentes para los populares-, víctimas de la Ley D'Hont. Votos de los que pueden depender en la repetición electoral los dos escaños de Vizcaya y Álava.

Y tercero, las dificultades para casar el proyecto "amable con el nacionalismo" de Alonso, con el discurso firme de Pablo Casado en defensa de la unidad y la igualdad entre todos los españoles, la racionalización del modelo autonómico y una razonable recentralización competencial.

Todo esto está detrás de un choque de proyectos al que Cayetana Álvarez de Toledo se ha limitido  a poner voz en estas últimas horas alertando de un riesgo: que el PP vasco pierda su adn para "adaptarse" a la política vasca. Es decir, que el fin justifique los medios.

De momento, para los que pensaban que el asunto estaba zanjado tras la visita de Casado a Vitoria este domingo, Álvarez de Toledo no se ha callado y ha querido responder a Alfonso Alonso. Ha asegurado que ella "nunca" ha jugado a las "descalificaciones ad hominem" contra una persona y ha subrayado que le ha "sorprendido mucho" que Alonso la describa como "extranjera" cuando es un "anti nacionalista acérrimo".

Y es que este domingo, durante la convención, Alonso se refirió a la final del mundial de baloncesto asegurando entre risas que él quería que ganase España aunque respetaba "profundamente" a los argentinos. "Leen las cosas que pasan y parece que es una cosa terrible. ¡No es verdad! Somos compañeros y amigos. Ni polémicas ni polémicos", dijo, para pedir trabajar todos juntos porque no son "niños".

El cruce de reproches entre Álvarez de Toledo y Alonso arrancó el jueves cuando la portavoz del Grupo Popular aludió a la foralidad de Euskadi y criticó la supuesta "tibieza" del PP vasco contra el nacionalismo. El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, la respondió con dureza recalcando que "mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas", otros "se jugaban la vida".

Al ser preguntada cómo ha recibido el malestar del PP vasco por sus declaraciones, en especial las declaraciones de Sémper, Álvarez de Toledo ha señalado que no tenía "comentarios que hacer sobre las descalificaciones ad hominem".

"Nunca he jugado a las descalificaciones y los ataques 'ad hominem'. Creo que hay que debatir sobre políticas, estrategias, ideologías, pero nunca sobre cuestiones personales", ha proclamado.

Dicho esto, ha expresado su sorpresa por las palabras de Alonso. "A mi lo que me ha sorprendido mucho es que un antinacionalista acérrimo como el señor Alonso me pudiera a mi calificar de extranjera", ha enfatizado ante los medios de comunicación tras asistir a la conferencia del presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández-Mañueco, organizada por el Fórum Europa.

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso ha agregado que seguirá trabajando dentro y fuera del PP a favor de España Suma, pensando en la "reagrupación de personas que piensan distinto" pero que "quieren un proyecto común en defensa de la libertad y la democracia en España".

En cuanto a la petición del PP vasco pidiéndole que rectifique y si se siente apoyada por Casado, Álvarez de Toledo ha asegurado que ya había dicho "lo que quería decir". "Lo único que me ha sorprendido es que se me califique como extranjera por parte de personas de mi propio partido", ha abundado.

Comenta esta noticia
Update CMP