Un fantástico Levante UD incendia el Bernabéu y al madridismo entero

Morales "desnudó" una y otra vez a la zaga blanca

Morales "desnudó" una y otra vez a la zaga blanca

Real Madrid 1 - Levante 2. Si una cosa ha demostrado el Levante desde que Paco López tomara las riendas es que el fútbol poco entiende de lógica o presupuestos. Con el VAR, de justicia, sí.

Ir desde el comienzo a la yugular de un equipo que, pese a llamarse Real Madrid, llevaba cuatro partidos sin ganar y casi 550 minutos sin marcar resultaba tentador. Y así lo supieron interpretar a las mil maravillas Paco López y sus hombres presionando, desde los primeros instantes, arriba e incomodando la salida de balón blanca. Y en esas, tras dar ya algún aviso previo, la primera perla levantinista del mediodía no se iba a hacer esperar en Chamartín. Sergio Postigo enviaba, desde su parcela defensiva, un balón de tiralíneas que dejaba en evidencia a un despistado Varane, para que Morales "sólo" tuviera que agarrar su espalda y controlar de forma orientada para batir a Courtois. Su gran maniobra suponía el 0-1; a la vez que hacía aflorar los primeros atisbos de nerviosismo entre la siempre susceptible parroquia madridista después de tan solo 6 minutos transcurridos.

A partir de ahí, la presencia de un solo futbolista se erigía en, por momentos, devastadora para la zaga blanca. Sentar a Sergio Ramos, aprovechar los espacios que dejaban por sus respectivos costados Odriozola y Marcelo en sus subidas, sacar rédito a cualquier esférico - inclusos rechaces desde zona defensiva -  en largo... en base a todo aquello que forma parte de su casi inagotable repertorio volvió a sentar cátedra un atacante madrileño que cada vez llama con más fuerza a las puertas del combinado nacional.

Pero otro de los protagonistas del primer tanto quien, pocos minutos después, volvería a resultar determinante. Roger recortó sobre la misma línea del área local y … Varane optó por meter la mano como si de una acción de anticipación baloncestística se tratara. Cuadra Fernández, VAR mediante, señaló una pena máxima que Roger iba a transformar a las mil maravillas haciendo inútil la estirada de Courtois.

Así pues el Levante se ponía con ventaja de dos tantos aún sin haber alcanzado el cuarto de hora de juego. Ver para creer. Por parte de "El Realísimo", escaso fútbol pero mucho empuje - sólo faltaría - una vez consumado el 0-2. Inclinando el campo cual tradicional  conjunto británico - ¿Quién no recuerda a aquel Wimbledon de los 90? - tan entusiasta como poco dotado técnicamente; Ramos, Mariano, Lucas Vázquez o Casemiro iban sumando oportunidades, pero unas veces un inmenso Oier Olazábal, o en otras esa pizca de fortuna necesaria a lo hora de asaltar un feudo de tal magnitud  contribuían a la resistencia granota.

Capítulo aparte merece el cabezazo del propio mediocentro brasileño al larguero, el cual remachado a la red por un Asensio que se encontraba un metro adelantado bien pudo suponer el 1-2... si bien, en esta ocasión, aunque el colegiado en primera instancia lo diera por correcto - como, por otro lado, así fue - aún debía de pasar por el filtro de VAR. Y es que el Bernabéu, una vez con la tecnología en marcha, da la sensación de que se verá obligado a abandonar su habitual etiqueta de lugar proclive a los atracos de diversa índole. Tal vez ya ni ese tan recurrente a lo largo de su historia recurso le quede a este mediocre Real Madrid...

No obstante, pese a alcanzar los vestuarios con el marcador parcial de 0-2, el Levante aún iba a sufrir, y máxime después de no haberle sido concedido un tanto a Rochina - hubiera supuesto el 0-3 y, prácticamente la sentencia - por un dudoso fuera de juego de Toño al filo del descanso.

Ceballos, Benzema y Bale no tardaron en pisar el césped en una muestra de que Lopetegui - sí, todavía Lopetegui - había decidido quemar todas sus naves. Pero, no obstante, el Levante se sostenía amparándose en la enorme figura de un perfecto Oier Olazábal -¡ Qué injustas aquellas mofas en el duelo ante el Sevilla!

Bale lo probó dos veces desde la frontal encontrando la brillante respuesta del arquero donostiarra, y Benzema se toparía con la madera en el fragor de un asedio madridista que serviría como preludio al gol que lograría Marcelo mediante un derechazo inapelable a los 72 minutos. A partir de ahí, más balones colgados - ni que decir que ya Ramos ejercía como delantero centro - ante un cuadro de Paco López que, ahora sí agazapado, no era capaz de amenazar con sus contras al igual que en el primer acto. Otro paradón de Oier a remate de capaz de Benzema - Mariano empujó en posición antirreglamentaria - pondría el epílogo  a unos de los día más dulces y felices dentro de la ya extensa historia granota. Y es que la tercera victoria consecutiva llegó en unos de los lugares más insospechados.

FICHA TÉCNICA.

--RESULTADO: REAL MADRID, 1 - LEVANTE, 2 (0-2, al descanso).

--ALINEACIONES.

REAL MADRID: Courtois; Odriozola (Bale, min.46), Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric, Isco (Benzema, min.60); Lucas, Asensio (Ceballos, min.60) y Mariano.

LEVANTE: Oier; Cabaco, Postigo (Chema, min.75), Rober Pier; Jason, Rochina (Doukouré, min.66), Bardhi, Campaña, Toño; Roger (Boateng, min.78) y Morales.

--GOLES.

0-1, minuto 6: Morales.

0-2, minuto 13: Roger, de penalti.

1-2, minuto 72: Marcelo.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP