04 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Miles de socialistas firman el manifiesto en defensa del español en Cataluña

Antonio Miguel Carmona, uno de los impulsores del manifiesto.

Antonio Miguel Carmona, uno de los impulsores del manifiesto.

La defensa como idioma vehicular del español eliminado por el acuerdo entre Podemos y los independentistas al que ha cedido el PSOE ha levantado una gran ola de enfado.

Promovido por el histórico socialista, Zenón Jiménez Ridruejo, y por el actual dirigente del PSOE, Antonio Miguel Carmona, el manifiesto sobre el carácter vehicular del idioma español ha recibido en escasas horas la firma de más de doce mil adhesiones, entre ellos, numerosos cargos socialistas que este periódico ha tratado de extraer. Les sorprenderán los nombres de los mismos y el éxito del documento.

 

La polémica nace cuando el Grupo Parlamentario del PSOE decide elaborar una enmienda junto con los independentistas de ERC y Podemos, apoyada por Bildu, para eliminar el carácter vehicular del castellano. Montse Bassa (ERC) explica la enmienda del siguiente modo: “No somos contrarios a que el castellano esté en los institutos de Cataluña, pero no como vehicular, sino que también pueda enseñarse en las escuelas catalanas como el inglés o el francés”.Es decir que la propuesta del PSOE-ERC suprime del texto de la Ley Celáa que "el castellano y las lenguas cooficiales tienen la consideración de lenguas vehiculares", eliminando por ello la protección del Estado al español y dejándolo al libre albedrío de aquellos que quieren eliminarlo. 

La reacción de Ridruejo y de Carmona no se hizo esperar. Un manifiesto en defensa del carácter vehicular del español que está suponiendo, como decimos, la firma de miles de cargos socialistas y otros, pulsando tan solo en la dirección de Change.org siguiente: http://chng.it/cHbgSLYp. 

Dos expresidentes del Senado, varios exministros y hasta Cándido Méndez

Desde nuestro periódico hemos hecho una labor de escudriñar las firmas del documento colgado en la plataforma Change.org y, entre las doce mil primeras firmas hemos encontrado, ni más ni menos que dos presidentes del Senado, Juan José Laborda y Javier Rojo, han puesto su sello en un documento definitivo en relación a lo que el verdadero PSOE ha significado y aún significa en relación a la política lingüística en defensa de todos los idiomas españoles.

Muchos exministros de prestigio también han firmado, de épocas tan distintas y caracteres tan diferentes, como César Antonio Molina o José Barrionuevo. El influyente y carismático exsecretario general de la UGT, Cándido Méndez, ha dejado también su huella en el documento.

El feminismo más reconocido, representado por la histórica líder del Partido Feminista, Lidia Falcón, tiene su firma en el manifiesto, de la misma forma que Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia no ha dejado pasar la ocasión para defender un derecho que pertenece a todos los españoles. 

Muchos socialistas tales como el primer secretario de Estado de Economía del Gobierno de Felipe González, Luis de Velasco, o el que fuera presidente del Banco Hipotecario, Julio Rodríguez, se encuentran entre los firmantes. También expresidentes autonómicos como Joaquín Leguina o históricos exconcejales del Ayuntamiento de Madrid como Jorge Tinas, Manuel García-Hierro o Fernando Sánchez, economistas de prestigio como José Carlos Díez o ex asesores de Moncloa y dirigentes de la Ejecutiva Regional del PSOE de Madrid como Álvaro Frutos.

Destacan también intelectuales de reconocido prestigio como el ecologista Miguel Aguado, la profesora Mónica Melle, el empresario Xabier Garmendia, economistas como Raymond Torres o Gaspar Llanes, entre otros muchos.

"El español es garantía de unidad"

El documento es escrupulosamente constitucional y refleja la posición que sostiene el noventa por ciento del PSOE actual y el de toda la vida. "El español es el idioma de todos y cada uno de los españoles, la base de nuestra cultura, diversa y plural, la principal garantía de la unidad cuya capacidad vehicular nos enriquece".

Un manifiesto que no deja duda de su constitucionalidad porque comienza citando el artículo 3 de la Constitución y hace suyo también la defensa de los otros idiomas también españoles:  "El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección".

"Hacer país es sumar, nunca restar. Defender lo que nos une. En la historia y en el porvenirPara mayor abundamiento, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional deja clara la interpretación de la Constitución que establece que cualquier lengua cooficial de una comunidad autónoma puede ser vehicular", señala el texto de Xenón Jiménez Ridruejo y Antonio Miguel Carmona.

En el documento se reconoce que aunque "tristemente de facto el castellano ya no es lengua vehicular en la enseñanza en algunas comunidades autónomas. La enmienda consagra un error histórico". Y añade: “Cabe en este contexto especular sobre las circunstancias y las razones que han llevado al Gobierno de la Nación a modificar el texto mediante una enmienda acordada entre los grupos políticos PSOEPodemos, ERC y Bildu".

Todo partió de un artículo de Antonio Miguel Carmona -titulado Nodicia de Kesos (en defensa del castellano como lengua vehicular)-en defensa del español frente a un desaguisado tan grande. A continuación, tras leerlo, Zenón Jiménez Ridruejo, histórico como decimos líder de los socialistas castellanoleoneses, le propuso a Carmona redactar un manifiesto. No podían imaginarse una repercusión tan grande.

 

El liderazgo promovido por Ridruejo y Carmona ha quedado fuera de toda duda. La defensa del español como vehicular al mismo tiempo que la defensa también del gallego, vasco y catalán, lo que ha sido desde siempre la posición del PSOE, ha recibido el refrendo de la mayoría de los socialistas y una feroz reacción de los independentistas: "Ni somos españoles, ni queremos que nuestros hijos hablen español", señala un conocido representante del independentismo preguntado por este manifiesto.

 

Comenta esta noticia
Update CMP