25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias no llamó ni una sola vez a Ayuso mientras los ancianos morían en horas

Ayuso mostrando la lista de residencias atendidas.

Ayuso mostrando la lista de residencias atendidas.

El vicepresidente segundo, que tanto ataca ahora al Gobierno de la Comunidad de Madrid por la crisis de las residencias, jamás se interesó por la situación en las semanas más críticas.

Las muertes en las residencias de ancianos madrileñas continúan elevando la tensión política en la Comunidad de Madrid, toda vez que el Gobierno central, el PSOE, Podemos, Más Madrid y hasta sus socios de Ciudadanos han visto la manera de reescribir el relato sobre la eficacia de la gestión de Isabel Díaz Ayuso en esta crisis sanitaria. 

La presidenta de la región ha accedido a que se constituya en la Asamblea de Madrid una comisión de investigación que discurrirá en paralelo a la investigación interna abierta en su propio Gobierno para sacar conclusiones sobre lo ocurrido en las residencias. 

El asunto monopolizó este jueves la sesión de control al Gobierno en el Parlamento regional, con los portavoces de la oposición acusando a Ayuso de "aplicar una selección por dinero y edad" en las residencias y excluir al 80% de los ancianos, en palabras de la de Podemos, Isabel Serra. "Son los responsables de un atentado contra un consenso social básico", llegó a afirmar el portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà.

La presidenta madrileña respondió que jamás hubo "orden política" alguna para no trasladar a los ancianos a los hospitales, y que de hecho 10.600 enfermos fueron derivados desde las residencias madrileñas. Ayuso llegó a desenrollar un papel kilométrico con todas las residencias atendidas: 501 de mayores, 161 de personas discapacitadas y 81 de entidades religiosas.

Y también tuvo palabras para Pablo Iglesias y ese mando único que el vicepresidente de Derechos Sociales dijo asumir en una comparecencia celebrada en La Moncloa el 19 de marzo, en la que proclamó: "Para el Gobierno es una prioridad absoluta responder a la situación que se está generando en los centros de mayores (...). Es urgente medicalizar estos centros, reforzando las plantillas". Aunque ahora él mismo asegura que las competencias nunca dejaron de ser de las comunidades autónomas. 

Toda la aportación del vicepresidente tercero a la crisis en la Comunidad de Madrid se redujo a ninguna, y ahora es el que con más beligerancia está cargando contra el Ejecutivo de Ayuso, incluso animando a los familiares de los muertos en las residencias a ir a los tribunales. 

Sin embargo, ni en las semanas más dramáticas, cuando la región contaba medio millar de muertos todos los días, la presidenta madrileña recibió nunca una sola llamada de Iglesias interesándose por la situación u ofreciendo su ayuda. Jamás, confirma su entorno a ESdiario. 

El vicepresidente segundo tampoco visitó nunca el hospital de Ifema ni ningún otro de la Comunidad, ni mucho menos la morgue del Palacio de Hielo. Claro que ni Pedro Sánchez lo hizo.

En aquella comparecencia del 19 de marzo Iglesias afirmó que enviaría el Ejército a las residencias donde hiciera falta. Pero en realidad fue la ministra de Defensa, Margarita Robles, la que después se puso en contacto con la presidenta madrileña para ver dónde y en qué podían ayudar los militares. De hecho Ayuso le ha mostrado públicamente su agradecimiento varias veces. 

En la Puerta del Sol se preguntan por qué al vicepresidente no le preocupa tanto, por ejemplo, qué ha ocurrido en Aragón, la comunidad con mayor porcentaje de muertos en las residencias. O en Cataluña. Aunque saben de antemano la respuesta. 

Comenta esta noticia