El Botànic II se agrieta en los plenos de investidura

El recién elegido alcalde de Sueca, Dimas Vázquez (PSPV-PSOE), en una imagen de archivo

El recién elegido alcalde de Sueca, Dimas Vázquez (PSPV-PSOE), en una imagen de archivo

Compromís pierde las alcaldías de Sueca y Sagunt al no cerrar acuerdos con el PSPV-PSOE y se ve obligado a alternar en Paiporta y Godella.

Ni la expulsión anunciada del candidato a alcalde y de sus cinco concejales ha arredrado a la candidatura socialista en el Ayuntamiento de Sueca, la localidad del diputado nacional de Compromís, Joan Baldoví. Al final, con el respaldo de los tres ediles del PP y de los dos de Ciudadanos, Dimas Vázquez, del PSPV-PSOE, ha sido investido alcalde en un pleno muy seguido. De este modo, Compromís, la fuerza más respaldada en los comicios del 26 de mayo, con ocho concejales, pierde la vara de mando. Raquel Tamarit no repetirá como alcaldesa.

Con la consumación del hecho anunciado, Compromís se queda sin una de sus alcaldías más emblemáticas, la de la capital de la Ribera Baixa, del congresista Baldoví y de la diputada provincial Pilar Moncho.

Una vez más, Sueca demuestra su especial singularidad, que se refleja en una tradicional fragmentación del voto y en pactos que en otros municipios resultarían ilógicos. En esta población Alfredo Guillem, de EPI-Bloc, que anteriormente ya había sido alcalde con el PCE, alzó en 1999 la vara de mando gracias al apoyo del mayoritario por entonces PP. Sueca también despuntó como uno de los últimos bastiones del CDS, con las alcaldías del carismático Vicente Vera y de Ricardo Ortiz. Incluso en 2011 el independiente Voro Campillo, con solamente dos ediles, ocupó la alcaldía gracias al apoyo de Compromís, mucho más numeroso.

No es Sueca la única capital comarcal en la provincia de Valencia que pierde Compromís. También cede Sagunto, eje del Camp de Morvedre, donde el nacionalista Quico Fernández da paso al socialista Darío Moreno, y lo hace sin acuerdo previo y sin votarle a favor. El PSPV-PSOE gobernará con mayoría simple, por ser la lista más sufragada en mayo. Aquí tampoco ha habido traslación del pacto del Botànic II. Cada uno por su lado. Compromís quería reeditar la alcaldía a pesar de que el grupo socialista le saca dos ediles.

En cambio, el partido que tiene a Mónica Oltra como líder institucional logra salvar, in extremis y cediendo dos años la vara de mando, Paiporta y Godella. Sus alcaldesas, Isabel Martín y Eva Sanchis, respectivamente, seguirán al frente de sus municipios, aunque la mitad del tiempo que pretendían. En ambos casos, de no conseguir ese acuerdo en los prolegómenos del pleno hubiera recuperado las alcaldías el PP como formación más respaldada en los últimos comicios.

En Oliva, otro compromisario, David González, seguirá en la alcaldía con los votos, decididos a última hora, del PSPV-PSOE. De no haberse inclinado la formación socialista, “para cumplir las directrices del Botànic”, hubiera mandado Pro Oliva como lista más votada.

En el otro ´bloque´, el PP se lleva la alegría de la alcaldía de Paz Carceller en Puçol con el respaldo imprescindible de Ciudadanos, Vox y PURP. Aquí cae otro alcalde que en 2015 cosechó Compromís, Enric Esteve, con un pacto de alternancia con el PSPV-PSOE. Mientras, la buena noticia para sus intereses se la lleva Ciudadanos en Rocafort, con la alcaldía para Guillermo José Gimeno, también con cesión prevista, dentro de un bienio, al popular Agustín Aliaga, voto del único edil de Vox mediante.

Comenta esta noticia
Update CMP