26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se niega a desautorizar a Podemos por intentar acabar con el Rey

Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias

Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias

Con la tormenta desatada desde el propio Gobierno en torno a la figura del Rey, el líder del PP ha pedido ya un cambio en el Ejecutivo, la salida de los ministros morados.

El silencio cómplice de Sánchez ante el ataque a la Corona comandado por los ministros de Podemos ha encendido los ánimos en el Congreso de los Diputados, en una sesión de control bronca, en la que el líder del PP, ya ha exigido al presidente el "cese de su Gobierno radical", mientras que Sánchez ha preferido mirar para otro lado refrendando a sus ministros, asegurando que el PP, solo "inventa amenazas ficticias".

De hecho, Pablo Casado ha tildado de "desleal" a Sánchez, por no impedir los ataques al Rey. Además, ha recordado que prometió guardar y hacer guardar la Constitución "con lealtad" al Rey pero "una vez más mintió" porque, a su juicio, "lleva dos años siendo desleal al tolerar los ataques" al jefe del Estado.

Por ello, ha pedido que "cese a su gobierno radical y rompa con sus socios que ya amenazan con otro golpe a la legalidad" si le "queda algo de dignidad institucional".

 Además, le ha indicado que el "problema" no es la Constitución ni Europa ni la oposición sino el propio jefe del Ejecutivo que está "degenerando las instituciones y arruinando a los españoles por un puñado de votos".

Y es que, Casado ha recordado que el presidente permite a los independentistas, "esos que quiere indultar", decir que van la "ruptura democrática"; acerca a los presos etarras "por mandato de Bildu"; y tiene una protavoz, María Jesús Montero, que fue "consejera de los ERE de Chaves y que nunca debería ser ministra si cumpliera su código ético".

Sin embargo, Sánchez ha hecho oídos sordos a las palabras de Casado asegurando que su Ejecutivo "protege el futuro y el presente de los españoles, pero de las amenazas reales" y no de las "amenazas" que, a su entender, "se inventa" el Partido Popular.

El presidente ha insistido en que, "aparte de insultar", el PP debería dejar de "inventarse amenazas ficticias" y le ha recordado que, igual que ahora se "erige en defensor de la Corona", en su día también se "erigió en defensor de la unidad de España frente al independentismo catalán". "Y ya ve como acabamos", ha exclamado, para pedirle que "no siga ese camino" ni use "la hipérbole" en sus intervenciones.

Y es que parece que la realidad de Sánchez es distinta a la de Casado, en su realidad el Gobierno no critica al Rey porque prefiere obviar lo que dicen sus ministros en público, sin censurarlo, ni cuestionarlo, solo lo ignora.

Comenta esta noticia