06 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La lección de Francia que mete miedo en Moncloa: tumban el plan de Macron

Sánchez y Macron.

Sánchez y Macron.

La oposición, con mayoría en el Senado, rechaza la hoja de ruta del presidente. La votación no es vinculante pero acaba con el bulo de Sánchez sobre la unidad política en Europa.

Dice el sabio refranero español que "cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar". A buen seguro, el dicho ha sobrevolado este lunes por el Palacio de la Moncloa tras comprobar lo que ha sucedido en el Senado de Francia, en el que la oposición ha tumbado el plan de Macron para la desescalada.

Si en España Sánchez purga por el 8-M, en el país vecino el presidente lo hace por la primera vuelta de las elecciones municipales, convertidas en un fiasco por el empeño del inquilino del Eliseo. Y la votación de este lunes, aunque no es vinculante, tumba de paso el bulo de La Moncloa respecto a que en el resto de Europa la oposición ha cerrado filas con sus respectivos gobiernos.

Así, el Senado francés ha rechazado el plan del Gobierno para la desescalada del confinamiento decretado en Francia para combatir el coronavirus que ha presentado este lunes el primer ministro, Edouard Philippe.

En una votación simbólica, ya que el resultado no es vinculante y por tanto el Gobierno podrá seguir adelante con su plan, la Cámara Alta ha rechazado el plan por 89 votos en contra y 81 a favor, mientras que 174 se han abstenido.

Según la ley francesa, el Gobierno debe presentar sus proyectos de Ley a las dos cámaras del Parlamento, la Asamblea Nacional y Senado. La pasada semana, la Asamblea aprobó con 368 votos a favor, 100 en contra y 103 abstenciones el proyecto de desconfinamiento propuesto por  Philippe en nombre de Macron.

En cualquier caso, el Gobierno puede recurrir al artículo 50-1 de la Constitución, que le permite aprobar por decreto el plan de desescalada.

La polémica vuelta a las aulas.

Uno de los aspectos más controvertidos del plan del Ejecutivo galo es la vuelta prevista a las aulas a partir del 11 de mayo. Dicho retorno, según se ha encargado de explicar en los últimos días tanto el ministro de Educación como el propio Philippe, será gradual y empezando por los estudiantes de menor edad.

Durante su intervención de este lunes, el primer ministro ha esgrimido que el confinamiento podría ser una "bomba de relojería" por las consecuencias que tendría en la escolarización de los niños.

"Es una catástrofe para los niños y los adolescentes más vulnerables", ha sostenido, ya que muchos de ellos no tienen acceso a internet o a una alimentación adecuada y "carecen de espacio para ellos mismos". Estos niños, ha reivindicado, "deben poder regresar a la escuela".

Por ello, ha añadido, el Gobierno considera prioritaria la vuelta a las clases aunque sin olvidar los "imperativos sanitarios". De ahí el que se prevea que no haya más de quince alumnos por aula y de que la vuelta se vaya a realizar de forma escalonada y voluntaria.

Además, el número dos de Macron ha anunciado que el Gobierno dará una ayuda de 200 euros a 800.000 jóvenes menores de 25 años para ayudarles a enfrentar la crisis económica provocada por el coronavirus. "Debido al confinamiento, los restaurantes universitarios han cerrado, muchos jóvenes han perdido los empleos que necesitan para alimentarse y pagar su alojamiento, algunos jóvenes se han encontrado en una situación dramática", ha resaltado.

Francia ha registrado hasta la fecha más de 131.000 contagios y casi 25.000 fallecidos por la pandemia, según el último balance oficial publicado el domingo.

Comenta esta noticia