01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Supremo pone las cosas en su sitio y desmonta el bulo que circula del Emérito

El Rey Juan Carlos, en un acto institucional en el Congreso.

El Rey Juan Carlos, en un acto institucional en el Congreso.

Los magistrados del Alto Tribunal rechazan las medidas cautelares que exige la ultraizquierda y el independentismo con una esclarecedora providencia para que no haya equívocos.

"Nuestro sistema procesal no contempla la adopción de medidas cautelares respecto de quien no tiene la condición de investigado". Ni una "huida indigna", ni un prófugo de la Justicia, ni un imputado, ni una obligada retirada del pasaporte...

Y no lo dice un político ni un cortesano afín al Rey Juan Carlos I. Lo dice negro sobre blanco y en papel oficial, como dice las cosas el Tribunal Supremo, el Poder Judicial encargado de investigar, si así lo decide en un futuro, el llamado caso AVE. El mismo caso que ha forzado la prematura salida de España del padre de Felipe VI.

Ante la ofensiva brutal de la izquierda populista y de los independentismos tras la decisión del Emérito y las últimas maniobras del líder de Izquierda Unida, el ministro Alberto Garzón -que ha reclamado la retirada al pasaporte al antiguo Monarca-, el Supremo ha dictado una providencia que corta de raiz la burbuja contra la Corona.

La Sala de vacaciones del Tribunal Supremo ha rechazado este miércoles la adopción de medidas cautelares contra Juan Carlos I y ha recordado que el rey emérito no está investigado.

En esa providencia, la Sala desestima en esta ocasión concreta las peticiones de Òmnium Cultural alegando que el sistema procesal español no contempla la adopción de medidas cautelares respecto de quien no tiene la condición se investigado, como es el caso de Juan Carlos l.

 

Comenta esta noticia