13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El lío del Falcon vuelve a perseguir a Sánchez pero La Moncloa se lava las manos

Sánchez en la famosa foto en el Falcon.

Sánchez en la famosa foto en el Falcon.

El PP había pedido explicaciones en el Congreso por el nuevo contrato licitado para el avión presidencial. Y ha llegado la respuesta de la "factoría Iván Redondo".

La Moncloa se lava las manos. No quiere dar ninguna explicación, una vez más, sobre el caso Falcón. Y Presidencia le endosa la polémica creada por Pedro Sánchez a ... Mariano Rajoy.

El Gobierno asegura que fue el presupuesto de 2018, diseñado por el Ejecutivo del PP, el que subió al máximo la partida para aperitivos en los Falcon y los Airbus A310 del Ejército del Aire utilizados por las autoridades para sus desplazamientos.

El PP pidió explicaciones al Gobierno por el concurso público convocado por el Ministerio de Defensa para el suministro de "productos misceláneos" para los aviones del Ejército del Aire que utilizan para viajar los miembros del Gobierno y de Casa Real, por un importe de 40.000 euros anuales.

El nuevo catálogo incluye diferentes refrescos, cervezas, café, pastas de mantequilla, aceitunas rellenas, almendras, mejillones en escabeche, pulpo en salsa gallega, berberechos, sardinas en aceite de oliva, anchoas, ventresca o almejas.

También requiere la oferta de vino de diversas bodegas con precios que llegan hasta los 30 euros por botella y bebidas alcohólicas como brandy, licores, orujos, pacharán, vodka, whisky, ginebra o ron.

En su respuesta, el Gobierno precisa que se trata del suministro de "ciertos artículos de alimentación no incluidos en el contrato de catering del pasaje, pero niega que se haya producido un incremento del presupuesto por el hecho de que cambiara el Gobierno.

"Debido a que el presupuesto de 2018, ampliado al máximo, alcanzó la cifra de 40.000 euros, que coincide con el valor máximo anual del nuevo contrato, no cabe hablar de incremento de gasto en este concepto", recalca.

Y, en todo caso, el Ejecutivo subraya que esos 40.000 euros son "el techo de gasto máximo" y que "normalmente no se alcanzan" esas cifras. Una vez más, Sánchez corre un tupido velo sobre su afición al avión oficial .

M.B
Comenta esta noticia