27 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El inesperado distanciamiento que mantendrá alejados a Iglesias y Echenique

Una cuestión de fuerza mayor, que había pasado desapercibida hasta ahora, provocará la 'ruptura' del líder de Podemos con su 'número dos' en su llegada al Congreso de los Diputados.

Es un asunto que se había pasado por alto pero que tendrá inevitables consecuencias para la relación de Pablo Iglesias y Pablo Echenique en el Congreso de los Diputados. Y es de tal envergadura que causará un notable distanciamiento entre ellos.

Aunque en las filas de Unidas Podemos esperan que este alejamiento sea solo físico, pues el secretario de Organización de Podemos no podrá ocupar el puesto que le corresponde en el Parlamento, junto a Iglesias e Irene Montero, porque el hemiciclo no está adaptado para su movilidad reducida en silla mecánica.

Así las cosas, Echenique, que se estrena esta legislatura como diputado por Zaragoza, tendrá que ubicarse en la última fila, el conocido como "gallinero", pues es el único espacio que cuenta con escaños completamente accesibles.

El problema del voto

Otro de los problemas que tendrá Echenique es que tampoco podrá votar en urna cuando se requiera o subir a la tribuna de oradores. En estos casos, el presidente del Congreso es el que se mueve al “gallinero” para recoger en mano el voto del diputado que no se puede desplazar hasta la urna.

El número dos de Podemos no será el primer parlamentario con movilidad reducida que se enfrente a estos percances. Antes estuvieron, entre otros, Francisco Vañó, José Oreiro, Francisca Plieguezuelos o Ignacio Tremiño. Trabajadores de la Cámara Baja y periodistas también lo sufrieron.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) han denunciado en varias ocasiones la falta de accesibilidad del Congreso y han rogado que se ponga una solución inmediata.

 

Comenta esta noticia
Update CMP