20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Decapitar a Cristóbal Colón, ese viejo sueño alimentado también por Podemos

Pablo Iglesias, ante Colón decapitado

Pablo Iglesias, ante Colón decapitado

El partido de Iglesias defiende acabar con la "genocida" Fiesta de la Hispanidad. A este paso, vamos a tener que quemar hasta los cuadros de Goya por utilizar a mujeres desnudas.

 

 

No es que hubiera muchas dudas al respecto, pero la prueba de hay tontos de todas las nacionalidades acaba de ofrecerla los Estados Unidos: estatuas de Colón en Boston y Richmond han amanecido decapitadas o llenas de pintadas en Estados Unidos, al calor de las protestas raciales del momento.

Le señalan como un genocida y el responsable del exterminio o degradación de las poblaciones indígenas. No es nuevo: desde hace años en algunos países latinoamericanos, especialmente en Venezuela, se ha presentado al Descubridor como el símbolo de una invasión colonialista. Hasta en Los Ángeles, hace escasos meses, su Ayuntamiento decidió retirar su estatua del espacio público que ocupaba.

Se desconoce si existe un círculo de Podemos en América, pero la coincidencia entre esas acciones y el discurso indigenista del partido de Pablo Iglesias es absoluto: no son pocos los podemitas que, cada 12 de octubre,  denigran la Fiesta Nacional y califica el Descubrimiento -una gesta sin parangón- como un vulgar genocidio por el que España debería flagelarse y disculparse.

 

Incluso llegó a pedir la supresión del 12-O como Fiesta Nacional, en un alarde de estulticia similar al que ahora vemos contra el marinero más ilustre de la historia, ése que abrió la humanidad a un nuevo mundo y, por cierto, dejó una semilla de igualdad y derechos bastante más intensa que tantos otros descubridores.

Más censura

A la vez que ocurría esto, una conocida plataforma digital retiraba de su catálogo público la película “Lo que el viento se llevó”, considerando que proyectaba una imagen dulcificada de la esclavitud. Las dos cosas reflejan una peligrosa tendencia del momento. La de imponer, en nombre de causas justas como la igualdad, un revisionismo radical y censor de la historia.

Que nunca puede mirarse con los ojos del presente sin producir estragos e injusticias. En 2001 los talibanes derribaron los Budas de Bamiyán, en Afganistán. Hoy, en Occidente, se decapita a Colón, se lincha a Loquillo por una canción o, cualquier día de éstos, se quema La Maja Desnuda de Goya por cosificar a la mujer.

Comenta esta noticia