22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cuixart se lava las manos pero el fiscal contraataca con la foto que le acorrala

El líder de Òmnium tacha de "anécdotico" en el Supremo el acoso a los agentes durante el registro a la Consejería de Economía. Y se lanza a la enésima soflama política.

Todo fue un canto a la democracia. Y el brutal acoso a la Guardia Civil y la comitiva judicial -obligada a salir por el tejado- durante el registro a la Consejería de Economía de Oriol Junqueras fue, simplemente, "anecdótico".

El líder de Òmnium, Jordi Cuixart, ha asegurado este martes que la actitud de los manifestantes el 20 de septiembre de 2017 frente a la Consejería de Economía de la Generalitat era "pacífica" y considera que el daño de los coches de la Guardia Civil fue algo "anecdótico", aunque reconoce que esta actitud supuso una "ruptura de la no violencia" y "no propia del civismo del movimiento soberanista".

Así se ha defendido Cuixart durante el largo interrogatorio al que le ha sometido el fiscal Jaime Moreno durante su declaración en el juicio por el proceso independentista en Cataluña.

La parte relativa a los hechos del 20 y 21 de septiembre se ha prolongado durante casi una hora por la cantidad de las preguntas, que han ido desde los tuits publicados por Ómnium Cultural convocando a la concentración hasta los daños provocados en los coches y la imposibilidad de salir para la comitiva judicial.

 

 

En un tenso rifirrafe, el fiscal ha preguntado en todo momento -salvo un par de preguntas sobre la valoración del acusado acerca de lo ocurrido- por hechos concretos, a lo que Cuixart acababa respondiendo después de muchas reflexiones sobre el derecho de manifestación.

Ante las preguntas sobre el daño que sufrieron los dos coches de la Benemérita, el acusado ha explicado que no fue "consciente" de ello hasta las doce y media de la noche, si bien cuando se percató le pareció algo "meramente anecdótico".

"Fue una actitud que no comparto, una ruptura de la no violencia que ha protagonizado siempre el movimiento soberanista", ha dicho Cuixart, para insistir después en que la situación "fue degenerando en una actitud no propia del civismo del movimiento soberanista".

En general, ha manifestado el líder de Òmnium Cultural, en la concentración del 20-S no se produjeron hechos violentos y ha asegurado que si él hubiese detectado violencia habría desconvocado a los manifestantes.

Y también ha subrayado que el pasillo de voluntarios para que saliera la comisión judicial de la Consejería de Economía donde se estaba acometiendo el registro se hizo con "buena voluntad" y que él avisó para que fuese "más ancho" para que no tuvieran "agobio".

Comenta esta noticia
Update CMP