20 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos intenta declarar a Cospedal non grata en su tierra y se lleva un tortazo

El PSOE de momento no ha accedido a declarar a Cospedal non grata.

El PSOE de momento no ha accedido a declarar a Cospedal non grata.

Los socios de García-Page quieren la "muerte civil" de quien, en cuatro años, salvó a Castilla-La Mancha de una situación crítica y de un déficit récord. Pero ni el PSOE los secunda.

En junio de 2011, cuando María Dolores de Cospedal se convirtió en presidenta de Castilla-La Mancha, ésta era una comunidad desahuciada, en estado terminal, que había cerrado 2010 con el récord de déficit de toda España -6,47% del PIB- y por cuya curación nadie daba un duro.

Arrastraba una deuda de más de 7.400 millones de euros y no tenía ni para pagar la nómina de agosto de los funcionarios. 

Dos años después, había reducido su déficit en casi seis puntos hasta dejarlo en 1,48%, frenado la sangría de parados y aliviado la deuda de 5.000 millones que arrastraba la Sanidad sin cerrar un solo hospital. Además de podado lo prescindible con su Plan de Racionalización de los Recursos Públicos aplicado en dos fases.

Llegó a hablarse del milagro Cospedal para definir el cambio radical que pegó una comunidad gobernada ininterrumpidamente hasta entonces por el PSOE. Y en 2015 un puñado de votos que fueron a Ciudadanos le privaron de revalidar de la mayoría absoluta.

Ahora Podemos Castilla-La Mancha, que gobierna en coalición con Emiliano García-Page, quiere declarar persona non grata a la presidenta que sacó a la región de tamaño agujero. Según su líder y vicepresidente segundo de la Junta, José García Molina, la exsecretaria general del PP "no se merece ni nuestro respeto ni el respeto de las instituciones democráticas de nuestra región".

"Cospedal no es bienvenida en nuestra región. Y yo, como la mayoría de la gente, no quiero tener que avergonzarme de su presencia en cualquier acto institucional. No creo que deba representar a nuestra tierra bajo ningún concepto". 

Los socios de García-Page han empezado una campaña brutal para que Cospedal sea una apestada en su tierra. No les vale con que ella renunciara a su escaño y abandonara el Comité Ejecutivo Nacional del PP: quieren verla humillada. 

Por lo pronto lo han intentado llevando una propuesta a las Cortes para abrir el debate. Pero el PSOE la ha echado atrás argumentando que la iniciativa está formulada de manera "muy genérica". "No quiero ser muy buen político a costa de dejar de ser persona", ha afirmado el presidente socialista frenando en seco a los morados.

Enfadado por el fracaso absoluto, Molina ha pedido a Izquierda Unida que presenten mociones con esta propuesta, en los ayuntamientos de la región donde tienen representación. Guante que ha recogido el coordinador regional de la coalición, Juan Ramón Crespo, asegurando que, "con casi toda seguridad", se van a presentar. 

En paralelo, desde la órbita de Podemos han impulsado una campaña en el portal Change.org para que la ciudadanía vote a favor de declarar non grata a Cospedal en Castilla-La Mancha. Cinco días le ha costado rebasar la barrera de las 2.000 firmas. Señal de que no está entre los desvelos de los castellano-manchegos, pero ellos van a seguir insistiendo. Todo sea por dar muerte civil a Cospedal

Comenta esta noticia
Update CMP