18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se quita la careta del todo tocando a rebato a sus militantes

El inquilino de la Moncloa pide en una misiva dirigida a los miembros del PSOE la máxima movilización para enmendar a los españoles lo que decidieron con sus votos el 28 de abril.

Aún no se han disuelto las Cortes -algo que hará el martes el Rey- y en el PSOE ni siquiera se molestan en disimular que desde Moncloa y Ferraz están ya en plena campaña electoral.  El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez tampoco y por eso no duda en lanzar ya mensajes a los suyos para corregir lo que él -o su susurrador de cabecera, Iván Redondo- consideran que hicieron mal los españoles en los comicios del pasado 28 de abril y que dio lugar a una legislatura abortada a los casi cinco meses por la incapacidad del PSOE de lograr un acuerdo para la investidura.

El argumentario que este domingo ha ofrecido Sánchez a los socialistas de carnet es que ellos no tienen que hacer "ningún cambio ideológico ni fingir nada" para conseguir un Gobierno de progreso.

En una carta a los militantes socialistas difundida por el PSOE, Sánchez pide "movilizar a todos los progresistas" de España, tanto a aquellos que votaron al partido hace cinco meses como a aquellos que "se inclinaron por otras opciones y han comprobado que su voto ha resultado estéril y sólo ha servido para prolongar el bloque y la inestabilidad" del país.

"Tenemos que conseguir que los españoles envíen el 10 de noviembre un mensaje aún más alto y más claro, para que nadie pueda volver a ignorar su voluntad de alcanzar un Gobierno progresista, estable y coherente", ha señalado.

 

Un programa "profundamente social"

La aspiración de los socialistas, según ha destacado Sánchez, está recogida en un programa "profundamente social" que incorpora las más de 370 medidas acogidas en decenas de encuentros con la sociedad civil y que, en sus palabras, cumplirán "rigurosamente" si gobiernan.

Para el líder socialista, España necesita un Gobierno "estable y sólido", que también sea capaz de "dar respuesta a las amenazas inminentes" que pesan sobre España. Entre esas amenazas, ha destacado un Brexit "duro" que incida sobre las finanzas; la desaceleración económica internacional; o la gestión de la sentencia del 'procés' y su impacto sobre la convivencia.

"Debemos comportarnos como lo que somos: una izquierda moderada que defiende la Constitución y el Estado de las Autonomías. Una izquierda reformista que combate la injusticia sin embarcarse en aventuras", ha apuntado Sánchez, al tiempo que ha pedido el apoyo de los militantes para llevar las ideas socialistas "a todas partes".

Por otro lado, el presidente del Ejecutivo en funciones ha recordado que su pretensión era "llegar a una acuerdo con una sola condición, que fuera un Gobierno estable, coherente y no un Gobierno dividido desde el inicio".

 

Gobernar con Podemos, "condenado al fracaso desde el principio"

En este sentido, ha explicado que el objetivo era formar un Gobierno "que actuara con el horizonte de una legislatura y no de una simple investidura", que "no estuviera condenado al fracaso desde el principio" y que fuera un Gobierno que "aportara estabilidad a España".

"Conoces el desenlace puesto que al no aceptar las condiciones de Unidas Podemos decidieron impedir la formación de un Gobierno socialista por cuarta vez, en un caso único en Europa", ha criticado el socialista.

 

Comenta esta noticia
Update CMP