El PP se ofrece a ayudar al "imprudente" Toni Cantó

No es la primera vez que el diputado naranja Toni Cantó atiza al PP por su etapa de Gobierno. Esta vez la réplica de la ex consellera Mª José Catalá ha sido fina.

Las dos lideresas del PP valenciana, Isabel Bonig y María José Catalá, de forma poco habitual, comparecieron en Les Corts para hacer frente en defensa de la ampliación del Puerto de Valencia, la "joya de la corona" de la economía, en reciente definición del presidente de los empresarios valencianos, Salvador Navarro.

Los populares avalan una proposición no de ley para que las cortes apoyen la ampliación norte del Puerto. De esta forma, se obliga a los socialistas a que se retraten públicamente ante este asunto fundamental para el desarrollo de la Comunitat. Podemos y Compromís quieren paralizar la inversión privada de más de 1.000 millones hasta que no se redacte una nueva Declaración de Impacto Ambiental. Un retraso que puede hacer desistir a los inversores de ejecutar el proyecto en la ciudad.

En el encuentro con los periodistas hubo un "actor invitado". La ex consellera Catalá reprochó al portavoz parlamentario de Ciudadanos, Toni Cantó, su "desconocimiento" en materia lingüística y educativa. Una respuesta tras acusar Cantó a Catalá de haber sembrado durante su gestión, de 2012-2015, los polvos que han traído los lodos de la actual inmersión lingüística, ahora con la etapa de Compromís.

"Toni Cantó lo que tiene que hacer es asesorarse un poquito más. Cuando se llega a la política no se sabe de todo, y eso es normal, pero algunos tenemos la prudencia necesaria para hablar de lo que sabemos", dijo la actual portavoz en el Ayuntamiento de Valencia.

"El señor Cantó, lo que primero que debería hacer, es informarse y tener el conocimiento claro de lo que ha pasado en esta Comunidad los últimos años en materia educativa y especialmente si se dirige a mí debe estudiar un poquito más sobre lo que pasó  cuando yo fuí Consellera de Educación", desde 2012 hasta 2015.

Y "para que no se vuelva a equivocar", recordó la dirigente popular, "en 2013 se aprobó la única ley sobre  plurilingüísmo  que ha contado con el consenso de la comunidad" educativa  y el aval de los tribunales. También eliminó la "inmersión lingüística".

Mientras, Isabel Bonig, recalcó que la actual normativa no garantiza que la libertad de los padres para elegir en qué lengua se enseña a sus hijo. "Nuestro adversario es el sectarismo del actual gobierno del Botànic", dijo, para insistir que existen más de 40 sentencias del TSJ en contra de la política de enseñanza del Consell.

En un reparto de papeles, Bonig envió un mensaje al presidente del Puerto de Valencia, el ex conseller socialista y alto cargo en la Administración Rodríguez Zapatero, recordándole que sigue pendiente la reunión con la Autoridad Portuaria que se desconvocó en el último momento en diciembre por una gripe del presidente Aurelio Martínez.

Comenta esta noticia