16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La España de Sánchez se olvida del "No a la guerra": las tropas seguirán en Irak

15 años después de aquel cántico, nadie protesta por la presencia militar española en Irak, reforzada por Sánchez mientras Alemania y Países Bajos reducen su protagonismo en la zona.

¿Se acuerdan del 'No a la guerra'? Fue uno de los cánticos más estruendosos contra Aznar, y leiv motiv de la revuelta que hubo tras el 11M contra un Gobierno popular que, hasta entonces, aparecía señalado como claro vencedor de unas Elecciones Generales, las de 2004, que auparon finalmente a Zapatero.

Nada más llegar, el nuevo presidente socialista retiró las tropas de Oriente Medio, con aquella imagen icónica de su desprecio a Bush que consistió en quedarse sentado al paso de una bandera americana en un desfile militar en Madrid. Un gesto que algunos encuentran similar al de retirar la fragata Méndez Núñez del estrecho de Ormuz, decidido por Sánchez esta semana.

¿Pero ese antibelicismo es de verdad o mera pose? En pureza, España nunca estuvo del todo en la guerra de Irak, o no al menos en operaciones militares. Pero dio igual. En el imaginario colectivo, resumido en la célebre foto de las Azores, Aznar se convirtió en un recadero de Bush. El resto es historia.

 

Hasta ahora. Porque, mientras se hacen gestos como el de la fragata española, volviéndose de una operación internacional junto a Estados Unidos por su tensión con Irán, en realidad el Gobierno de Sánchez mantiene y mantendrá una importante presencia militar... en Irak.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha confirmado esta semana que España no se retirará de Irak y sus tropas seguirán ejerciendo "con el máximo de protección" la misión de entrenamiento a las fuerzas de seguridad del país.

Otros países sí dicen "No"

España se desmarca así de la decisión de los gobiernos de Alemania y Países Bajos de dejar en suspenso sus actuales misiones en Irak tras la escalada de tensiones en la región, además de que Estados Unidos ordenase retirar a todo su personal diplomático no esencial.

La ministra en funciones ha recordado que los 500 efectivos españoles están desplegados en Irak en una zona distinta a la de Alemania y Países Bajos, que operan en la zona del kurdistán iraquí. Una parte del contingente español se encuentran en la capital, Bagdag, mientras que el grueso de los efectivos operan en Besmayah, a 45 kilómetros al sureste de la capital.

 

 

El Mando Central de las fuerzas de Estados Unidos advirtió el martes de "amenazas inminentes" sobre las tropas norteamericanas en Irak por parte de fuerzas respaldadas por Irán. Las tensiones entre Washington y Teherán han aumentado coincidiendo con el primer aniversario de la ruptura norteamericana del pacto nuclear de 2015.

¿Solo con el PP?

Emiratos Árabes Unidos denunció el domingo que cuatro buques comerciales habían sufrido actos de sabotaje frente a las costas de Fuyaira, uno de los principales puertos cerca del estrecho de Ormuz, un paso vital para el transporte naval de petróleo a nivel internacional.

En ese avispero, con tensión armamentística incipiente, Sánchez no repatriará a los soldados españoles. Y nadie entonará aquel viejo cántico de hace 15 años. El "No a la guerra" necesita, tal vez, de un Gobierno popular para resucitar.

Comenta esta noticia
Update CMP