04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El camarero al que Revilla abroncó en la calle ajusta cuentas con él en directo

Revilla junto al camarero que increpó a Sánchez.

Revilla junto al camarero que increpó a Sánchez.

Llamó a Pedro Sánchez "hijo de puta" y el presidente de Cantabria se fue a por él hecho una hidra. Un día después del incidente, el trabajador ha contado su versión, arrepentido a medias.

El camarero que el miércoles increpó a Pedro Sánchez en Santander al grito de "hijo de puta", y que recibió una reprimenda pública de Miguel Ángel Revilla por ello, ha entrado este jueves en el programa Todo es mentira para dar su versión de lo sucedido. 

Jorge Marín, que así se llama, está sobrepasado por la repercusión que ha tenido su mal gesto, reproducido por decenas de medios de comunicación. Y, los pocos que no se habían enterado, lo han hecho este jueves después de que Revilla volviera al lugar para hablar con él. Acompañado por las cámaras. 

Él mismo se dice "arrepentido" por las formas que empleó ante el presidente en funciones, que directamente hizo oídos sordos a la provocación. Fue el presidente de Cantabria el que se acercó a él y le espetó: "¡Compórtate, me siento avergonzado de ti!".  

"De verdad que estoy arrepentido por las formas. Las formas las perdí pero lo que pensaba es verdad…". Además de insultar a Sánchez, se dirigió a él diciendo: "Levantar España es lo que tiene que hacer, y no reírse de nosotros día tras día".

"No pensaba decir nada, simplemente fui a verlo, pero al final no sé, porque yo soy una persona súper educada y no me ha pasado esto nunca. He recibido mucho apoyo pero por una tontería está teniendo esto una repercusión…", ha continuado el camarero en conversación con Risto Mejide

Y acto seguido ha ajustado cuentas con el presidente de Cantabria en directo: "Yo también creo que él "en alusión a Revilla) perdió los papeles. Fui tranquilo y educado y él se puso como un loco".

A este respecto Revilla había reconocido unas horas antes en RNE que tal vez se había excedido con su reacción. "Me he cabreado", se justificó. Y añadió que él es el encargado de vender por toda España una Cantabria "acogedora" y "amable", cuyos vecinos reciben y "respetan" a todo el mundo y no se insultan "a nadie".

Comenta esta noticia
Update CMP