21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont monta una pantomima para camuflar su ridículo ante toda Europa

El político fugado sugiere que está en Estrasburgo junto a 4.000 independentistas para lograr su acta de eurodiputado: la realidad judicial le pone en su sitio y le deja sin nada.

Como si fuera una película de espías, pero cómica, Puigdemont ha montado su enésimo sainete en Europa para camuflar que ni él ni ninguno de los políticos catalanes presos o fugados podrán ser diputados en el Parlamento de Estrasburgo.

La función, que ha tenido por atrezzo la presencia de 4.000 independentistas en formato de akelarre frente a la Cámara, alcanzó el paroxismo con la supuesta salida de Waterloo del expreisdente de la Generalitat para aproximarse a un lugar secreto en las cercanías de Estrasburgo, al objeto de vender la idea de que en el último momento podría tomar posesión.

Una falacia, toda vez que la visión del Tribunal Supremo y de la Junta Electoral tienen plena hegemonía y son muy tajantes: para lograr el acta de eurodiputado hay que personarse a recogerla y firmar en el Congreso de los Diputados de España, como sucede en todos los países de la UE.

 

 

El espectáculo ha incluido la difusión de imágenes de la propia Estrasburgo, publicadas por el abogado de Puigdemont, condenado en su día por colaboración con ETA, Gonzalo Boye. En ellos intenta sugerir que el expresidente está en la ciudad gala, reproduce su supuesta llegada en coche y, en definitiva, intenta demostrar arrojo y voluntad de esquivar a la propia Policía.

Un portazo

La realidad es bien distinta. El propio Tribunal General de la UE ya despejó este lunes cualquier duda con respecto a la viabilidad de una toma de posesión de cualquier aspirante que no se persone en su Junta Electoral Central a cubrir los trámites y cerró, de un portazo, su intento a la desesperada de burlar a la Justicia Española.

Comenta esta noticia
Update CMP