04 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Juan Manuel de Prada hunde a los votantes del PSOE con una evidencia demoledora

De Prada cita a Quevedo para definir lo que pasa con el PSOE.

De Prada cita a Quevedo para definir lo que pasa con el PSOE.

El escritor ya está harto de que sus amigos le aborden con la misma pregunta desde hace unas semanas así que se ha liado la manta a la cabeza y ha contestado lo que muchos no quieren oír.

Este lunes Juan Manuel de Prada empieza la semana en su columna de ABC haciendo referencia a los amigos que se llevan las manos a la cabeza con que la sentencia que "castiga los latrocinios andaluces no haya producido ni la más mínima convulsión en las huestes sociatas, que han seguido tan pichis organizando sus votaciones búlgaras y sus conciliábulos para repartirse el botín del poder".

Pero el escritor contesta a los que le preguntan con una frase demoledora de Quevedo: "El cadáver no se queja de los gusanos que le comen, porque él los cría" y deja claro que el cadáver no es el partido socialista sino la sociedad que lo nutre de votos.

Y aquí se pone irónico para señalar que le parece estupendo que los "partidos saqueen los bienes materiales del pueblo (o, dicho más exactamente, de la ciudadanía, que es el pueblo convertido en cadáver agusanado) y que se los gasten en putas y cocaína; pues es lo mínimo que se merecen los pueblos que previamente se han dejado arrebatar (o, dicho más exactamente, que han entregado gustosos) sus bienes espirituales y morales. Cuando los gobernantes, con el aplauso de los gobernados, exaltan el mal y propagan el error, es lógico que acaben dedicándose a la rapiña".

 

O en otras palabras: "Los partidos políticos, infaliblemente, terminan robando a manos llenas; y el destino natural de los pueblos que los aúpan es dejarse chulear por ellos, después de haberse dejado emputecer. Así que no debe extrañar que la condena por los latrocinios andaluces ni siquiera haya inmutado a las huestes sociatas".

Y, en medio de este ruido infernal, "el doctor Sánchez organiza tan pichi sus votaciones búlgaras y reparte ministerios entre sus socios, como si repartiese un salchichón en una merendola".

A los amigos a los que les preocupa que entre los socios del PSOE se cuenten los independentistas, De Prada les contesta que "los independentistas no engañan a nadie; y, además, al menos defienden una causa, aunque sea una causa equivocada. En cambio, el doctor Sánchez es el prototipo del hombre perverso que jamás defiende causa alguna y que siempre engaña".

En conclusión, Pedro Sánchez es "una voluntad pura de poder a quien no importa destruir, pues la destrucción es el acto supremo de dominio. Y para saciar esa "voluntad pura" de poder hace cuanto sea necesario, desde repetir elecciones hasta pactar concesiones con quien pueda ayudarle a saciarla; aunque, desde luego, las concesiones que haga en tales contubernios carecen de valor, pues también engañará a quienes con él pacten. Pero quienes con él pacten, como quienes antes han entregado gustosos sus bienes espirituales y morales, no pueden después quejarse; pues son el cadáver que cría al gusano que habrá de comerlos".

Comenta esta noticia