02 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La mascarada continúa: un ejército de clones de Puigdemont rodeará el Parlament

Trabajadores de la Generalitat se manifestaron este lunes de esta guisa en Gerona.

Trabajadores de la Generalitat se manifestaron este lunes de esta guisa en Gerona.

Dos incógnitas rodean este martes de gran tensión política: Si el expresident aparece en Cataluña y qué camino tomará el presidente del Parlament: mantener el Pleno, aplazarlo o suspenderlo.



La mascarada continúa. Y la concentración que este lunes 300 trabajadores de la Generalitat protagonizaron en Gerona, cubriendo sus rostros con caretas de Carles Puigdemont, fue sólo el preludio de lo que ocurrirá este martes.

Un día que amanece plagado de incógnitas. Primera, si el expresident aparecerá en Barcelona a lo David Copperfield en una nueva pirueta del guión de este vodevil en que se ha convertido la política catalana.

Segundo, que pasará a partir de las 11 de la mañana, cuando Roger Torrent y el resto de la Mesa del Parlament tendrán que decidir si obedecen al Tribunal Constitucional y siguen adelante con una investidura imposible que entraña gravísimos riesgos para todos ellos. O eso o si aplaza o suspende el Pleno. 

 

En cualquier caso las asociaciones civiles ANC y Òmnium Cultural, el brazo callejero del procés, han decidido tensionar las calles una vez más, obviando que sus líderes -los Jordis- están en prisión por sus excesos. 

Ambas han convocado una manifestación a las puertas del Parlament a las 3 de la tarde para pedir la restitución "del Gobierno cesado ilegítimamente a causa del artículo 155". Y la ANC repartirá caretas de Puigdemont.

Aunque se anuncia como una protesta "no violenta", el Ministerio del Interior quiere evitar cualquier problema de orden público dado que va a ser una jornada de mucha tensión y de resultado totalmente incierto. 

Jornada a la que no podrán asistir los diputados electos Oriol Junqueras y Jordi Sánchez, a quienes el juez Pablo Llarena ha denegado su petición de salir de la cárcel para ir a la sesión de investidura.

Este lunes por la tarde representantes de los tres partidos del bloque independentista, el PDeCAT, ERC y CUP, se reunieron para preparar el gran día, cuando ni siquiera ellos se aclaran.

Las declaraciones de Joan Tardà apuntando la posibilidad de que Puigdemont deba ser sacrificado por causa de fuerza mayor han sacado a flote las ansias de ERC por quitarse de encima al expresident. He ahí una de las grandes claves.

"Un señor fugado de la Justicia no puede ser presidente de nada", reiteró este lunes Mariano Rajoy. Lo saben todos. Menos él.

Comenta esta noticia
Update CMP