Amparo Folgado: "Torrent ya no es el referente de la comarca"

La exalcaldesa de Torrent analiza para ESdiario las claves de la "palidez creciente" que sufre la segunda ciudad más poblada de la provincia de Valencia

Torrentina. Militante popular desde 1995. Teniente de alcalde con María José Catalá de 2007 a 2012 y alcaldesa de Torrent desde 2012 hasta 2015. Amparo Folgado adquirió tablas en la gestión municipal siendo responsable de áreas tan variadas y difíciles como Información, Régimen Interior, Estadística, Personal y Educación. Luego tomó las riendas de la ciudad y tuvo el atrevimiento de combatir la crisis eliminando la falla municipal, bajando los impuestos y apostando por la autoestima de Torrent como ciudad. Siempre ha sido una firme defensora del municipalismo, hasta el punto de rechazar el nombramiento como diputada provincial tras el pacto con el que PSOE y Compromís se hicieron con la vara de mando en 2015. Esta trabajadora social prefirió quedarse en la oposición y seguir luchando para que Torrent sea de nuevo el referente de la comarca, para eliminar la palidez del rostro de su ciudad y devolverle los colores del progreso.

-Es la actual portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Torrent, ¿Cuántos años y qué motivaciones hicieron posible que usted entrara en el Partido Popular?
-Llevo muchos años en el Partido Popular. Primero como simpatizante, y luego como afiliada desde 1995. La vocación política surgió gracias a militantes del PP que me invitaron a formar parte del partido. Desde siempre me sentí identificada por el proyecto de PP, al igual que por mi formación profesional —soy Trabajadora Social—. Además debo agradecer a mi familia que me transmitiera el sentido de la responsabilidad, el esfuerzo, la actitud de servicio y el deseo de aportar algo útil a la sociedad.
Trabajé como asesora para el grupo municipal, y en 2007 entré como concejal en el equipo de María José Catalá, siendo la 3ª teniente de alcalde con las delegaciones de Información, Régimen Interior, Estadística, Personal y Educación. El tener una delegación tan amplia y el conocimiento de años en la administración me facilitó la labor en la siguiente etapa como alcaldesa. En 2012, cuando Ma José Catalá fue nombrada consellera, accedí a la alcaldía hasta 2015.

-¿Qué aspectos y recuerdos destacaría de su etapa como alcaldesa?
-Tras 28 años de gobiernos del PSOE en la ciudad, Torrent se había convertido en una ciudad gris, en la que nunca ocurría nada y si ocurría siempre era negativo. El PSOE había convertido a Torrent en una ciudad de dos velocidades en la que se invertía y mucho en los barrios nuevos, pero se abandonaban los barrios tradicionales de la ciudad, El Vedat y las urbanizaciones. Con la llegada del Partido Popular a la alcaldía de Torrent, con Ma José Catalá como alcaldesa, tuvimos que realizar un trabajo titánico para demostrar que el PP apostaba por esta ciudad y por todos sus vecinos, devolviéndoles la confianza depositada. Teníamos que pasar de una gran ciudad en habitantes a una gran ciudad real, cosa que conseguimos en los ocho años que gobernamos.
Cuando accedí a la alcaldía, en 2012, atravesábamos los años más duros de la crisis económica: el paro, los desahucios... los índices de pobreza eran muy elevados. Todo el equipo de gobierno realizó un gran esfuerzo para revertir, en la medida de lo posible, la situación para nuestros ciudadanos. Tomamos decisiones complicadas, como eliminar la falla municipal, bajar los impuestos, reducir el IBI, reducir el gasto en partidas no prioritarias, pagar a los proveedores y aumentar el gasto social. Introducimos la subvención RECICLA, que se aplicaba en el recibo del agua. Luego el gobierno socialista la eliminó, y ahora todos pagamos recibos desorbitados de agua.

-En su etapa como alcaldesa logró que las arcas municipales tuvieran superávit bajando impuestos. ¿Qué opina de la política de gasto público que apuntan los presupuestos que intenta aprobar el gobierno?
-En esos años tan difíciles de crisis económica intenté trasladar a la casa de todos los torrentinos la política económica que realizamos cualquier familia en nuestra casa. De ahí que priorizáramos los gastos sociales y la creación de empleo, eliminando los gastos superfluos y aquellos que en una época de crisis no son tan necesarios, pudiendo de esta forma bajar impuestos como el de la contribución. No solo redujimos el tipo impositivo sino que solicitamos al Ministerio una reducción de los valores catastrales para que la bajada fuera mayor. Hay que recordar que el último gobierno socialista, en 2006, solicitó una revisión de los valores catastrales que fueron la causa de la gran subida que padecieron los torrentinos en los años siguientes.
Pedro Sánchez, Ximo Puig y Jesús Ros, como buenos socialistas, sólo tienen una receta en momentos como el actual y no es otra que la subida de impuestos y el incremento del gasto público, sobre todo engordando la administración paralela, creando chiringuitos, empresas públicas y enchufando a cargos de confianza. Algo que acabaremos pagando todos los ciudadanos.

El acuerdo PSOE-Ciudadanos no ha sido más que un reparto de sillones y sueldos en mitad del primer estado de alarma, de espaldas a los vecinos de la ciudad

-¿Qué opinión le merece la gestión del nuevo gobierno municipal de Torrent?
Es más de lo mismo. Ciudadanos se ha convertido en siervo del PSOE, siendo únicamente válidos para aprobarle todo aquello que desean los socialistas y aplicar el rodillo. No ha sido más que un reparto de sillones y sueldos en mitad del primer estado de alarma, de espaldas a los vecinos de la ciudad. En estos meses, continúa siendo un gobierno ahora bipartito, paralizado, que vive a rebufo de todas las propuestas que desde el Partido Popular estamos lanzando a diario y cuyo único interés, por parte de su alcalde es comprar locales, solares y edificios, que luego habrá que reformar, equipar y darle un uso que desconocemos todos, oposición y vecinos.

-¿Qué aspectos de la gestión del PSOE y Ciudadanos pueden perjudicar a Torrent?
-Si hay algo que caracterizó a los gobiernos del PP en la ciudad de Torrent fue la ilusión por ofrecer a los ciudadanos todos aquellos servicios negados durante décadas por el Partido Socialista: la construcción de dos centros educativos, la llegada de la Universidad, la construcción de nuevos campos de fútbol, la reforma de polideportivos, nuevos centros de mayores, el nuevo mercado municipal, la adecuación de todas las aceras a personas con movilidad reducida, la creación una circunvalación como fue la Ronda del Safranar, la reconversión de la antigua carretera comarcal en una avenida como la calle Valencia, la creación de la radio municipal, el Espai Jove... Pero lo principal es que los gobiernos del PP han demostrado, tanto en Torrent como en Valencia Ciudad, que ponemos la calidad de vida de las personas en el centro de nuestras políticas, como lo volveremos a demostrar en cuanto los ciudadanos nos den su confianza.
La realidad de Torrent ahora es la de una ciudad abandonada: hemos vuelto a los barrios sin inversiones, a la subida de impuestos, a la suciedad, la falta de seguridad y la compra compulsiva de solares y edificios. Hemos vuelto a los años 80, con el afán del ladrillo y el solar, olvidando las necesidades de los torrentinos. Hemos perdido la categoría de municipio referente de la comarca: somos una ciudad anclada en el pasado.


-¿Qué opina del pacto de Ros con Ciudadanos? ¿Puede tener consecuencias más allá del ámbito de Torrent, por ejemplo en el agrietado pacto del Botànic?
-Como he dicho antes, Ciudadanos se ha plegado a los intereses del PSOE para tener la mayoría absoluta y pasar el rodillo. Ciudadanos está demostrando en estos meses que sólo buscaba pisar moqueta, y está renunciando a todo lo que había prometido y denunciado anteriormente como oposición. Hemos visto propuestas del equipo de gobierno firmadas únicamente por el PSOE. Ciudadanos está desaparecido. Lo estamos viendo, más allá de Torrent, con el acercamiento de Inés Arrimadas a Pedro Sánchez y de Toni Cantó a Ximo Puig.
Creo que Ciudadanos está traicionando a sus propios votantes para poder ser recolocado en las próximas elecciones en las listas socialistas.

-Su decisión de seguir trabajando por Torrent desde la oposición fue muy valiente ¿qué le movió a ello, al margen de los tópicos?

-Creo que el proyecto del Partido Popular para la ciudad de Torrent es el mejor posible y el que necesita. Además, nuestro proyecto no está finalizado y queda mucho por hacer. En política nada me ha movido más que Torrent y así lo demostré cuando en 2015 se me ofreció ser diputada provincial y lo rechacé para dedicarme en cuerpo y alma a esta ciudad.
Agradezco a todos los compañeros de la comarca que pensaran en mí, pero mi trabajo y mi vocación es Torrent. Cuando vives en una ciudad de 85.000 habitantes y lideras a un partido político, nada hay más importante que dedicarte por completo a tu ciudad, y todo tiempo que inviertas siempre será poco. Soy una firme defensora del municipalismo: el poder trabajar por tu municipio y por tus vecinos es algo deberíamos hacer los políticos en algún momento.

Torrent necesita gobernantes que apuesten por ella, que no se conformen con ser la primera ciudad de la provincia tras la capital, sino que hagan lo posible para que también sea la primera en servicios, cultura, ocio y calidad de vida

-¿Qué le falta hoy a Torrent que no se está haciendo? ¿Y a Valencia?
-A Torrent le falta que vuelva a gobernar el Partido Popular y aplique una bajada integral de impuestos; que convierta esta ciudad en un polo de atracción económica con la llegada de nuevas empresas; que sea un centro cultural y de referencia en la provincia de Valencia.
Torrent necesita gobernantes que apuesten por ella, que no se conformen con ser la primera ciudad de la provincia en habitantes tras la capital, sino que hagan todo lo posible para que también sea la primera en servicios, cultura, ocio y calidad de vida.

-La ley Celáa, si se aprueba —todo parece apuntar que sí—, afectará a la concertada en todas las ciudades ¿Qué opinión le merecen aspectos tan polémicos de esta ley como la falta de libertad de los padres para elegir centro?
-Nuestra Constitución reconoce el derecho de los padres a elegir la educación que deseen para sus hijos y ningún gobierno tiene legitimidad para quitársela, por mucho que la Ministra diga que los hijos pertenecen al Estado. Este gobierno formado por PSOE y Podemos cree estar por encima del bien y del mal, y está causando unos daños a la Nación que serán muy difíciles de reparar.
Es una ley que nace para dividir, para crear confrontación y desigualdades. Torrent tiene la misma proporción de centros públicos y concertados, de modo que los padres tienen derecho a elegir la educación que quieren para sus hijos.
Y la desatención en la educación especial que aporta la nueva ley genera un gran problema tanto a padres como alumnos, al igual que incertidumbre a todo el profesorado.

-¿Cuál es, en su opinión, el futuro inmediato de Torrent? ¿Qué le espera con este gobierno de dos partidos?
-Con el actual gobierno municipal, Torrent seguirá apostando por el ladrillo y olvidando los problemas reales de los vecinos de esta ciudad. Se ha reducido la plantilla de la policía local, y la inseguridad es patente en nuestras calles. Se debería priorizar en partidas como empleo, pymes y comercio, de forma que la dinamización económica fuera una realidad. Aumentar las partidas sociales, dar información de la situación sanitaria por el Covid. Mayor prevención y desinfección.
Hay medidas que deberían tomarse desde el Ayuntamiento y la Generalitat a nivel sanitario.
Hemos pedido la adecuación de las instalaciones del antiguo INSS de la calle Virgen del Olivar como centro de Salud, que se agilicen las obras del nuevo centro de Salud en Parc Central y la ampliación del Consultorio auxiliar del Vedat. En cambio, el gobierno municipal gasta el dinero de todos para instalar flores en una pasarela por 200.000 euros, en un pabellón deportivo de difícil acceso, en solares y edificios en desuso y ruinosos.

-Por último: ¿Cree que en 2023 la Comunitat y los municipios tendrán gobiernos del PP?
-El Botánico está completamente roto, solamente les mantiene seguir en sus sillones y el sistema clientelar que han creado de enchufados en todas las administraciones donde gobiernan. Estoy convencida que Isabel Bonig será la próxima presidenta de la Generalitat Valenciana, porque los ciudadanos están hartos de la ineptitud del Consell, sobre todo tras una situación de caos sanitario, económico y social como el que está viviendo la Comunitat Valenciana.
Vicente Mompó será el próximo presidente de la Diputación y la mayoría de los municipios tendrán gobiernos del partido popular. Este partido tiene un proyecto firme y sólido para la ciudadanía, un proyecto que encabeza nuestro Presidente Nacional, Pablo Casado, que será el próximo presidente de España. Un presidente para todo el país, y no sólo para los partidos independentistas, los herederos de Bildu y todos aquellos que buscan dividir a los españoles. Pablo Casado es confianza, futuro y democracia.

Comenta esta noticia
Update CMP