19 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ultimátum: Sánchez mantiene su veto a Iglesias y amenaza con un golpe de efecto

Sánchez e Iglesias, en una de sus reuniones en La Moncloa.

Sánchez e Iglesias, en una de sus reuniones en La Moncloa.

La partida de ajedrez entre el PSOE y Podemos sigue en tablas. El presidente mantiene su veto a los ministros morados y amenaza con ir a la investidura y forzar a Iglesias a retratarse.

En tablas. La última cita discreta entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este martes en La Moncloa, se ha saldado sin acuerdo. El líder del PSOE mantiene su veto a la entrada de ministros del partido morado en su nuevo gobierno e Iglesias se niega tajantemente a una investidura gratis del secretario general socialista.

Y, en estas, ambos interlocutores se han lanzado sendos ultimátum que suenan a amenaza: el de Podemos con votar no a la investidura y Sánchez con acudir de todas formas al pleno solemne y ya en este mes de julio para obligar a los 42 diputados morados a retratarse.

Se han emplazado a seguir hablando pero al postureo en la izquierda se le comienza a acabar el tiempo.  Los profundos recelos que ambos mantienen, como ha revelado este martes el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, están detras de este nuevo bloqueo total.

Tras el encuentro, sin declaraciones públicas e improvisado antes del viaje que Sanchez tiene previsto a Japón para participar en el G-20, Iglesias ha trasladado al presidente en funciones que mantiene su exigencia de formar un gobierno de coalición -con miembros de su formación al máximo nivel dentro del Consejo de Ministros- y que en caso de no lograr este objetivo no descarta votar en contra de la investidura, han informado fuentes socialistas al término de la reunión que ambos han celebrado en La Moncloa.

Sánchez, por su parte, ha advertido a Iglesias que está determinado a presentarse a un debate de investidura en el mes de julio tenga o no tenga amarrados antes los apoyos suficientes para sacarlo adelante. De esta forma, el PSOE depositaría toda la responsabilidad de un fracaso en el primer intento al partido que se han presentado como su socio natural tras el 28-A.

El único avance que se ha producido en esta última reunión -no se descartan más la próxima semana- es el ofrecimiento de establecer una comisión de seguimiento del acuerdo programático que pudiesen alcanzar PSOE y Unidas Podemos en esta legislatura. El reloj sigue avanzando sin que ninguno de los dos implicados parezcan, a día de hoy, dispuestos a ceder.

Por su parte, fuentes de Podemos aseguran que en la reunión Iglesias ha constatado que el PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura.

Por eso, explican que el líder de Podemos ha transmitido a Sánchez que debe decidirse porque España necesita un gobierno estable y de izquierdas, mientras que la ciudadanía merece claridad y certidumbres respecto al proyecto de gobierno que se tiene para el país. Iglesias reiteró en el encuentro que Podemos quiere acuerdos claros como los que ha firmado con el PSOE y otras fuerzas políticas en varias comunidades autónomas.

Sin embargo, Sánchez le ha reiterado su oferta para conformar un gobierno de cooperación en los tres ámbitos de colaboración conocidos (programática, parlamentaria e institucional), lo que pasa por incorporar a miembros de Podemos en cargos intermedios de la Administración, pero fuera del Consejo de Ministros.

El jefe del Ejecutivo pondrá rumbo en la tarde de este miércoles a Osaka (Japón) para participar en la cumbre del G-20. Él domingo deberá estar en Bruselas para la cumbre extraordinaria sobre el reparto de cargos institucionales, por lo que en los próximos días su agenda internacional le impedirá volcarse en los contactos para sacar adelante la investidura.

Así las cosas, fuentes del Gobierno descartan que la primera semana de julio pueda convocarse ningún debate de investidura, que sitúan como pronto en la segunda o tercera semana de julio.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP