16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP invita a Cs a sentarse con Vox para evitar todos los gobiernos populistas

Abascal, Casado y Rivera en Colón, la única comparecencia juntos hasta ahora

Abascal, Casado y Rivera en Colón, la única comparecencia juntos hasta ahora

Una mesa de tres para negociar acuerdos: ésa es la propuesta del PP, que quiere reunirse con Cs y Vox a la vez para frenar el retorno de Carmena, entre otros.

Hasta el 15 de junio, fecha designada para constituir las corporaciones locales, casi todo forma parte de la tensión melodramática previa al acuerdo. Pero eleva la tensión y la duda en plazas clave como Madrid, donde la izquierda ha iniciado una ofensiva para intentar cuadrar un círculo casi imposible: mantener a Carmena en la alcaldía y llevar a Gabilondo a la Comunidad.

Tanta es la presión que este sábado se ha convocado incluso una manifestación frente al Palacio de Cibeles para reclamar la permanencia de la alcaldesa saliente en el puesto, algo inusual tras unas Elecciones.

Y todo ello depende de CS, toda vez que PP y Vox, tensiones aparte, terminarán casi siempre por entenderse. Buena prueba de la importancia naranja es que hasta Íñigo Errejón, carmenista y candidato regional de Más Madrid, presiona para sumar a Cs a un pacto con su partido y con el PSOE que cuenta con afines en buena parte de los medios de comunicación pero pocos más allá de ellos.

 

La cuestión es que Cs no quiere sentarse con Vox y prefiere repetir la fórmula andaluza: pactar a solas con los populares y que sean ellos quienes se entiendan con los de Santi Abascal, que ya ha dicho que nones y que, esta vez, tendrán todos que mantener contactos formales con su partido.

Consciente de que en ese lance se lo juegan todo, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado, preguntado por la predisposición de Ciudadanos (Cs) a no pactar con Vox, que "la ilusión que despertó el resultado electoral el domingo por la noche en Madrid y en toda España no puede darse al traste porque haya partidos que no quieran sentarse en una mesa".

Sobre el veto

Sobre si el "veto" de Cs a pactar con Vox puede dificultar la consecución de pactos de gobierno en diferentes territorios de España, el dirigente del PP ha señalado que su formación va a "seguir intentándolo" como lo hizo en Andalucía, y ha indicado que los ciudadanos "demandan" a los partidos a que se "sienten".

Así, ha subrayado que el PP "está situado en el centro del tablero" y que aquellas fuerzas políticas que "comparten unos principios y unos valores" deben "unirse". "Por eso estamos hablando con Cs y con Vox en todos los territorios de España, creemos que es importante porque los partidos son un medio, no son un fin en sí mismos, las negociaciones son un medio para conseguir articular programas de gobierno que permitan mejorar las ciudades", ha añadido.

Los tres en la misma mesa

En este sentido, ha recalcado que "es el momento de sentarse" y que los 'populares' "no van a cesar en el empeño de sentar en la misma mesa a partidos" que, a su juicio, "comparten los mismos valores".

"Los madrileños no pueden permitirse cuatro años más de (la alcaldesa en funciones de la capital) Manuela Carmena y porque la ilusión que despertó el resultado electoral el domingo por la noche en Madrid y en toda España no puede darse al traste porque haya partidos que no quieran sentarse en una mesa", ha subrayado.

Bajo estas premisas, e interpelado sobre los posibles pactos en regiones como Madrid, Murcia y Aragón, ha señalado que "antes de las elecciones había dos bloques claramente definidos" y "nadie veía" a "Podemos pactando con Ciudadanos ni a Podemos pactando con PP, era algo que se asumía como lógico".

Así, ha lamentado que "en estos momentos hay quien intenta que esos bloques que compartían lo esencial" no pacten entre ellos. "Yo no entendería, ni ningún español entendería, que una vez los ciudadanos han votado sabiendo en qué puede acabar su voto, ahora ese voto sirva" para que, por ejemplo, la Diputación de Alicante sea para el PSOE o que "Compromís y Cs se unan para votar junto a Podemos".

"Sería algo que creo que los ciudadanos harían pagar en las urnas, no lo entenderían aquí ni lo entenderían en muchos sitios de España. Por eso, nuestra postura va a ser siempre coherente, respetando las decisiones del resto de partidos. Siempre pactaremos con aquellos con los que compartimos una raíz común y unos principios comunes", ha agregado.

En la próxima semana, las opciones tendrán que decantarse. Fuentes de los tres partidos de centroderecha consultadas por ESdiario atestiguan la tensión y no descartan que al final se frustre un acuerdo a tres bandas, si bien lo matizan: "Es improbable que no seamos capaces de ponernos de acuerdo".

Comenta esta noticia
Update CMP